Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Internacional

Evo Morales celebra democracia proponiendo nueva cumbre social

El presidente Evo Morales sostuvo que Bolivia "no morirá ni será descuartizada ni anexada", al conmemorar hoy los 30 años de democracia...

El presidente Evo Morales sostuvo que Bolivia "no morirá ni será descuartizada ni anexada", al conmemorar hoy los 30 años de democracia en esta nación sudamericana, para la que planteó una segunda "Cumbre de Movimientos Sociales" que profundice el sistema que impulsó él de participación comunitaria.

"Estoy convencido de que Bolivia nunca jamás se va a morir, nunca jamás va a ser descuartizada o anexada a otros países, como intentaban desde afuera y desde adentro", dijo Morales en una ceremonia en la población amazónica de San Borja, donde comprometió financiamiento para contruir un mercado popular y un coliseo.

El presidente sostuvo que la mayor parte de los golpes de Estado de Latinoamérica ocurrieron en Bolivia por la riqueza que posee.

"No sólo era para ostentar el poder político, sino también el económico", dijo Morales.

Hace 30 años, el 10 de octubre de 1982, juró como presidente de Bolivia el político de izquierda Hernán Siles Suazo, tras décadas de dictaduras y golpes militares en esta nación sudamericana, con lo que se inauguró el actual período democrático.

Dos horas antes, en un primer acto de homenaje en La Paz a los impulsores de la democracia, Morales planteó el desafío de profundizar la participación comunitaria en las políticas públicas, a través de un proceso para conocer las necesidades populares desde las bases, para aprobarlas en una segunda "Cumbre de Movimientos Sociales".

El primer encuentro de esta naturaleza se realizó en diciembre de 2011 y en enero de 2012 en la ciudad de Cochabamba, y reunió a empresarios, indígenas, campesinos, académicos, que participaron en mesas de trabajo enfocadas a definir propuestas sobre las políticas sociales a implementar por la administración de Morales en Bolivia.

Durante el acto en La Paz, el presidente planteó este miércoles el desafío de avanzar en la profundización de la democracia a través recabar demandas de cada una de las juntas vecinales de las ciudades y organizaciones sociales de las comunidades rurales.

Ante ministros de Estado, representantes de organizaciones sociales y estudiantes de secundaria que participaron en el homenaje a los impulsores de la democracia, Morales propuso en ese sentido realizar una segunda "Cumbre de Movimiento Sociales", sin definir fecha para ello, para abordar y viabilizar las demandas "desde las bases".

Explicó que en este encuentro cada una de las unidades de base debería presentar tres necesidades o demandas, que pasarían a un escenario de concertación departamental para luego plantearse en la "cumbre".

Según Morales, el gobierno, en el marco de sus competencias exclusivas y concurrentes con el nivel departamental y municipal, atenderá las demandas emergentes de las bases.

"El pueblo decide qué es lo que necesita", dijo para después añadir que este proceso afianzará la democracia participativa.

Agregó que los antiguos bolivianos dejaron como herencia la lucha contra el imperio, por lo que ningún sector social, ni región puede claudicar.

"Vamos a seguir implementando políticas contra el imperialismo, pero políticas sociales para el bien de los pueblos", agregó.

Además se refirió a las críticas de algunos ex presidentes y dirigentes de la oposición de derecha contra su gobierno y rechazó que su administración sea "autoritaria".

"A nosotros nos acusan de autoritarios, de dictadura. ¿Quiénes nos acusan?, los pichones de la dictadura", respondió al señalar que los regímenes de Hugo Banzer y Luis García Meza realmente eran "dictaduras autoritarias".

El vicepresidente Álvaro García Linera también participó del acto en La Paz, celebrado en instalaciones del Banco Central de Bolivia (BCB), en el que personalidades como Xavier Albó, Manuel Morales Dávila y Teresa Zubieta también hablaron sobre cómo es vivir en dictadura y sobre la lucha para recuperar la democracia en Bolivia.

Gobiernos militares como los de Hugo Banzer y Luis García Meza, entre otros, conculcaron los derechos y libertades de los bolivianos. Exiliaron y mataron a quienes se les pararon en frente, entre ellos el padre Luis Espinal y el político Marcelo Quiroga Santa Cruz, de quien hasta el momento están desaparecidos sus restos.