Temas Especiales

29 de May de 2020

Internacional

Mujer trabajadora recibe menor salario que hombre en América Latina

La mujer latinoamericana y caribeña, pese a estar más educada que el hombre, es peor pagada, de acuerdo con un nuevo estudio del Banco ...

La mujer latinoamericana y caribeña, pese a estar más educada que el hombre, es peor pagada, de acuerdo con un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dado a conocer hoy en Lima.

Al comparar hombres y mujeres de la misma edad y del mismo nivel educativo, el estudio titulado "Nuevo Siglo, Viejas Disparidades", señala que los hombres ganan un 17 por ciento más que las mujeres en la región.

El BID planteó que aunque la brecha salarial ha venido cayendo en losúltimos años (17 por ciento entre 1992 y 2007), aún el ritmo es lento, "por lo que cambiar los roles en el hogar y los estereotipos son esenciales para lograr igualdad de género en el mercado laboral".

El estudio fue presentado en la "Conferencia Poder", un encuentro de alto nivel realizado en Lima, Perú, en el que expertos como la secretaria ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, exploraron estrategias para alcanzar equidad de género en el mercado laboral.

Con base en los datos que arrojaron las encuestas de hogares, las mujeres ocupan el 33 por ciento de las profesiones mejor pagadas en la región, como la arquitectura, la abogacía o la ingeniería.

En estas profesiones la brecha salarial entre hombres y mujeres es mucho más pronunciada, alcanzando en promedio un 58 por ciento.

El estudio presenta los salarios por género de las 10 profesiones mejor pagadas en la región, en la que las mujeres están menos representadas y sus salarios son inferiores a los hombres.

Esas profesiones son: directores y alta gerencia, arquitectura e ingeniería, profesiones legales, salud y bienestar, computación, gobierno, profesionales de negocios, jefes de operaciones y producción, otros gerentes, científicas y medios.

Las mujeres tienen una mayor tendencia a trabajar medio tiempo, en el autoempleo y en la informalidad.

Mientras uno de cada 10 hombres trabaja medio tiempo, una de cada cuatro mujeres accede a esta forma de trabajo.

El estudio indicó que la flexibilidad laboral, que permite a las mujeres participar en los mercados de trabajo mientras siguen a cargo de múltiples responsabilidades en sus hogares, tiene un costo reflejado en salarios más bajos.