26 de Sep de 2022

Internacional

Concluye caravana de madres centroamericanas con reclamo a gobierno

La caravana de familiares, principalmente madres, de inmigrantes centroamericanos desaparecidos en México concluyó este domingo con un r...

La caravana de familiares, principalmente madres, de inmigrantes centroamericanos desaparecidos en México concluyó este domingo con un reclamo a autoridades mexicanas y a las de sus países por su indiferencia ante los abusos que sufren los indocumentados.

La caravana, denominada "Liberando la esperanza", integrada por casi medio centenar de familiares de centroamericanos que desaparecieron en México cuando buscaban llegar a Estados Unidos, concluyó la tarde del sábado en el estado de Chiapas (sureste), fronterizo con Guatemala.

El comunicado denuncia que el secuestro, la extorsión, el asesinato, la violación de mujeres y hombres y la trata de personas "son una constante que convierte a los migrantes en una mercancía más para las gigantescas ganancias económicas del crimen organizado".

"Frente a la sistemática violación de derechos humanos de los migrantes, tanto las autoridades mexicanas como las centroamericanas no están tomando medidas concretas para la prevención, investigación y castigo de estos delitos", añade la denuncia.

Las organizaciones y las madres centroamericanas, provenientes de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, señalan que es urgente el impulso de una política pública migratoria integral de carácter regional que atienda el fenómeno migratorio tanto en los países centroamericanos como en México.

"Liberando la esperanza" recorrió los 14 estados de México, la mayoría golpeados por la violencia del narcotráfico, que forman parte de la ruta que siguen los emigrantes hacia la frontera con Estados Unidos. En el recorrido se logró ubicar a seis centroamericanos reportados como desaparecidos.

Según el Movimiento Migrante Centroamericano, unos 70.000 centroamericanos han desaparecido en los últimos seis años en México, cuando se acentuaron las pugnas entre los cárteles de las drogas y los choques de éstos con las fuerzas de seguridad.

Unos 140.000 centroamericanos, según cifras del gobierno, ingresan en México de manera ilegal cada año con la esperanza de llegar a la frontera norte y cruzar a Estados Unidos.