Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Internacional

McAfee está "bastante bien" tras chequeo médico en Guatemala

El estadounidense John McAfee, pionero de los sistemas antivirus informáticos, fue sometido este martes a un chequeo médico y ya superó...

El estadounidense John McAfee, pionero de los sistemas antivirus informáticos, fue sometido este martes a un chequeo médico y ya superó la crisis de salud que tuvo tras su detención en Guatemala, cuyas autoridades deciden su situación migratoria, afirmó su defensa.

McAffe, de 67 años, "está bastante, bastante bien, ya superó el impacto de su detención en Guatemala", declaró el abogado Telésforo Guerra.

Precisó que médicos del estatal Hospital General San Juan de Dios visitaron este martes a McAfee en el albergue de Migración donde permanece recluido desde hace casi una semana a la espera de la decisión de las autoridades.

Agregó que con el nuevo chequeo se comprobó que su salud ha mejorado, pero el informe final lo tienen que presentar en las próximas 24 horas.

El gurú de los sistemas antivirus informáticos ingresó clandestinamente a Guatemala el pasado lunes procedente de Belice, donde según él sufre persecución política, pero fue detenido por la Policía guatemalteca dos días después por haber entrado ilegalmente al país.

McAfee solicitó asilo político a Guatemala, pero le fue negado, tras lo que pidió el estatus de migrante que le permitiría regularizar su situación y evitar su expulsión a Belice, donde es requerido para interrogarlo sobre el crimen de otro estadounidense, Gregory Faull, de 52 años, un vecino suyo en el Cayo Ambergris, donde residía.

El jueves fue llevado de emergencia al hospital de la Policía tras presentar síntomas de problemas cardíacos.

Los médicos determinaron que sufría "signos de ansiedad e hipertensión arterial", pero pocas horas después le dieron de alta.

McAfee pidió el domingo ser expulsado a Estados Unidos en lugar de Belice. Sostiene que nada tiene que ver con el homicidio de su vecino y alega que las autoridades beliceñas lo persiguen por no realizar aportes de dinero a políticos del gobierno de ese país.

El estadounidense, que se hizo de una fortuna al vender su empresa antivirus en la década de 1990, vivió los últimos cuatro años en Belice, donde habría llegado tras perder unos 96 millones de dólares en inversiones fallidas.