Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Internacional

Un millar de manifestantes en Sarajevo pide justicia social

Unas mil personas se manifestaron hoy en Sarajevo, en frente de la sede de la Presidencia de Bosnia, para pedir por cuarto día consecut...

Unas mil personas se manifestaron hoy en Sarajevo, en frente de la sede de la Presidencia de Bosnia, para pedir por cuarto día consecutivo más justicia social y la dimisión de numerosos políticos en ese país balcánico.

Los congregados corearon lemas como "ladrones fuera", "queremos leyes" o "dimisiones", y bloquearon al tráfico unas de las principales arterias de la capital, informan los medios de comunicación locales.

Tras la dimisión, el sábado, del primer ministro del cantón de Sarajevo, los manifestantes exigieron la formación de un gobierno de expertos y han dado a las autoridades un plazo hasta el 1 de marzo.

Los manifestantes también exigen la dimisión del Gobierno de la Federación bosnia, el ente autónomo común de musulmanes y croatas de Bosnia, así como la lucha contra la corrupción y el nepotismo.

En la ciudad de Bihac, en el extremo oeste, donde el sábado hubo unos choques entre los manifestantes y la policía, unas 500 personas se volvieron a congregar hoy en la principal plaza para exigir la dimisión del ministro cantonal, quien según algunos medios se ha fugado del país.

Desde el comienzo de las protestas sociales del miércoles pasado, han dimitido en Bosnia los gobiernos de tres de los diez cantones que forman la Federación croata-musulmana.

Además, el director del cuerpo de coordinación de la policía bosnia, Himzo Selimovic, anunció hoy su dimisión alegando que le faltan poderes para reaccionar a los disturbios vividos esta semana.

Según el acuerdo de paz de Dayton de 1995, el país balcánico está compuesto por dos entes autónomos -uno para los serbios y otro conjunto para croatas y musulmanes de Bosnia, y su complicada estructura supone una administración grande, ineficaz y costosa.

Las protestas sociales comenzaron en Tuzla, noreste de Bosnia, por el cierre de varias fábricas industriales tras su privatización. El viernes, las protestas vivieron su momento más duro con decenas de miles de manifestantes en una treintena de ciudades que expresaban su malestar con la pobreza y la corrupción.

En Sarajevo y otras varias ciudades las protestas derivaron en violencia y destrucciones de dependencias de instituciones de poder. Mientras, el viceprimer ministro de la vecina Serbia, Aleksandar Vucic, recalcó hoy la importancia de la estabilidad regional.

Vucic se reunió hoy en Belgrado con el presidente del ente serbio de Bosnia, Milorad Dodik, quien aseguró que las protestas tuvieron el origen social pero que luego adquirieron un motivo político y que se pretende que se desborden ahora al ente serbobosnio.

"Cualquier escalada será impedida en conformidad con la ley", advirtió Dodik, citado por la agencia de noticias Tanjug.

Por su parte, el primer ministro de la vecina Croacia, Zoran Milanovic, visitó hoy la dividida ciudad meridional bosnia de Mostar, donde abogó por que se tranquilice la situación en Bosnia.

Milanovic se reunió allí con el primer ministro bosnio, el croatobosnio Vjekoslav Bevanda, y visitó los edificios afectados en la violencia del pasado viernes.