Temas Especiales

19 de Sep de 2020

América

EU debe tomar su propia medicina

Varios economistas internacionales dicen que Estados Unidos podría aprender algunas lecciones de la crisis financiera mexicana de 1994, ...

Varios economistas internacionales dicen que Estados Unidos podría aprender algunas lecciones de la crisis financiera mexicana de 1994, que sacudió a los mercados mundiales y que terminó con un enorme paquete de rescate de Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional.

Claudio Loser, que era director del departamento latinoamericano del FMI durante la crisis mexicana, y que ahora se desempeña como consultor privado en Washington D.C, escribió esta semana en el boletín informativo electrónico Latin American Advisor que un informe del FMI del 2005, sobre las crisis bancarias latinoamericanas, nos demuestra cómo la historia se repite. Si tomamos las palabras “México” y “1994” en ese informe del FMI y las reemplazamos por “Estados Unidos” y “2008”, las similitudes son notables.

Para detener la hemorragia financiera mexicana, el entonces presidente Bill Clinton y el FMI rescataron la economía mexicana con un plan de salvataje de $38 mil millones, es decir alrededor del 10 por ciento del producto bruto mexicano de ese momento. Eso no fue demasiado diferente, en términos proporcionales a la economía nacional, del reciente plan de rescate de $700 mil millones aprobado por el Congreso de Estados Unidos, según dice Loser.

Una vez que Washington y el FMI desembolsaron el dinero, México mejoró la supervisión del sector financiero con nuevas normas. Aunque el rescate bancario mexicano estuvo acompañado de serias acusaciones de corrupción, México se recuperó y pagó su deuda a Estados Unidos y al FMI a principios de 1997, dos años antes de su vencimiento.

¿Que lección tendría que aprender Washington de México?, le pregunto a Loser esta semana. “La principal lección es que los paquetes de rescate financiero y las nuevas regulaciones no son suficientes si no se adopta un plan de austeridad con recortes del gasto público”, me dijo Loser, que señala que hacer estas cosas de inmediato podría empeorar la actual parálisis económica, pero Washington tendrá que adoptar estas medidas en los próximos meses.

Mi opinión: estoy de acuerdo. Washington debe aplicar el mismo remedio que prescribió a los países latinoamericanos durante sus respectivas crisis financieras y adoptar un plan de austeridad con reducciones del gasto del gobierno (yo empezaría por los subsidios agrícolas). Si no se aplica un paquete de austeridad, el rescate actual no mitigará los temores de Wall Street y el resto del mundo.

Lo que me preocupó al ver el debate presidencial del martes es que el senador Barack Obama y el senador John McCain continuaron haciendo grandes promesas como si en el mundo no hubiera pasado nada, y como si no estuviéramos sufriendo la peor crisis financiera desde la gran depresión de 1929.

¿Acaso McCain realmente cree que podrá darles a las familias un crédito impositivo de $5,000 para cubrir los costos de servicios médicos en el nuevo clima económico? ¿Acaso Obama realmente cree que el próximo gobierno podrá lograr asistencia médica para 45 millones de estadounidenses que no tienen seguro de salud?

Se están engañando y nos están engañando a nosotros. El tercer debate presidencial debería cancelarse para ser reemplazado por una prueba con un detector de mentiras en la que Obama y McCain deberían contestar si creen realmente que podrán cumplir sus respectivas promesas económicas. Probablemente saldrían reprobados.

Mientras tanto, deberían empezar a pensar en un plan de austeridad de largo plazo y llamar por teléfono a México para pedir consejos sobre cómo implementarlo.