22 de Feb de 2020

América

Barack Obama toma la recuperación por el mango

WASHINGTON. “Atravesamos tiempos difíciles e inciertos, pero quiero que esta noche los estadounidenses sepan esto: nos recompondremos, ...

WASHINGTON. “Atravesamos tiempos difíciles e inciertos, pero quiero que esta noche los estadounidenses sepan esto: nos recompondremos, nos recuperaremos y EEUU emergerá más fuerte que antes”, dijo Obama a los legisladores el martes en su discurso televisado de una hora.

El presidente calificó su propuesta de cambiar el rumbo de la economía de “juicio final” a las desregulaciones de anteriores gobierno, y llamó al Congreso a concentrarse en “los logros a corto plazo”, en vez de enfrascarse en “debates críticos y decisiones difíciles”. De todos modos, añadió, su plan también incluye profundas reformas.

DISCURSO CLARO Y SIN PARTIDISMO

El mandatario empleó un lenguaje claro, al parecer inspirado en los famosos discursos radiales del ex presidente Franklin D. Roosevelt (1882-1945), en tiempos en que EEUU se recuperaba de la crisis de 1929.

Obama se refirió a las causas de la recesión económica, 7,6% de la población económicamente activa no tienen trabajo, la cifra más alta en casi dos décadas, con perspectivas de empeorar. Y también explicó la forma en que su propuesta pretende superar esos problemas. El presidente comenzó su discurso sin calificativos, sino con una serie de datos estadísticos positivos que pusieron de relieve cómo, en poco más de un mes de iniciado su mandato, obtuvo varios logros legislativos, el más destacados de los cuales fue la aprobación de su paquete de estímulo económico de 787.000 millones de dólares. Obama explicó todos los puntos de su propuesta de recuperación y detalló sus planes para fortalecer a las instituciones financieras a fin de reforzar el crédito y aliviar a los propietarios. También mencionó los principales elementos del presupuesto que dará a conocer este jueves. El presidente prometió asignar muchos recursos al sector energético, a la salud y a la educación, rubros importantes de su plan económico, porque estimularán la creación de empleo, que es sobre lo que se basa su propuesta.

En una reunión de alto nivel con legisladores y más de 100 economistas esta semana, Obama dijo que su propuesta obedece a una necesidad. “Pido acción porque de lo contrario perderemos más empleos y habrá más dificultades”, señaló.

“El costo de la acción será grande, pero les aseguro que el costo de la inacción será aun mayor, pues puede derivar en una economía que esté varios meses o hasta años en cortocircuito, pero puede ser una década. Y me rehúso a dejar que eso pase”, alegó. La referencia a la “inacción” puede haber sido un codazo para los legisladores del opositor Partido Republicano, que en su mayoría votaron contra su paquete de estímulo económico, sin proponer soluciones distintas a las ofrecidas en los últimos ocho años, mientras fermentaba la crisis.

CRÍTICAS REPUBLICANAS

Desde la oposición, el gobernador republicano del estado de Louisiana, Piyush “Bobby” Jindal, descartó la noción de que el gobierno federal deba desempeñar un papel en la recuperación económica. “La fuerza de EEUU no es nuestro gobierno”, indicó. “Ella se encuentra en los corazones compasivos y el espíritu emprendedor de nuestros ciudadanos”. También consideró que los problemas de su partido se deben a que se alejó de sus valores centrales de “gobierno limitado, disciplina fiscal y responsabilidad personal”.

Los comentarios de Jindal generaron varias reacciones. Al columnista conservador de The New York Times David Brooks no le cayeron bien los comentarios de Jindal, figura política en ascenso. “En un momento en que sólo el gobierno federal es lo suficientemente grande como para hacer algo, ignorarlo y declarar que ‘el problema es él, la corrupción y el despilfarro’ es simplemente una forma de nihilismo”, señaló en un programa de televisión. “Es una locura y un desastre para el partido” (Republicano), sostuvo. “Creo que el comentario es inoportuno”.

La mayoría de los republicanos se opusieron al paquete de estímulo económico presentado por Obama. Sin embargo, él subrayó la noción de gasto federal y remarcó que se propone elevarlo aún más. “Este plan exigirá recursos significativos del gobierno federal y, sí, probablemente más de lo ya asignado”, señaló.

EDUCACIÓN, LA CLAVE

La estrategia de Obama coincide con la idea de muchos economistas. Entre ellos el liberal Paul Krugman, columnista de The New York Times y Premio Nobel, quien pidió al presidente que destine más fondos de los que ya asigandos a su paquete de recuperación.

Obama se refirió a la crisis financiera en términos globales y subrayó que la educación es una forma de lograr que el trabajo sea competitivo en la economía mundial y que es necesario que todos los países colaboren con la recuperación. “Para responder a una crisis económica de alcance mundial trabajamos con los países del G-20 a fin de restaurar la confianza en nuestro sistema financiero”, declaró. “El mundo depende de nosotros para tener una economía fuerte, así como nuestra economía depende de que la del mundo sea fuerte”, añadió.