Temas Especiales

26 de Jan de 2021

América

Los ‘uribistas’ congelados

BOGOTÁ. “No tiene sentido desgastar al partido en una consulta, cuando Uribe va a ser el próximo presidente”. Con esa frase, Hernán An...

BOGOTÁ. “No tiene sentido desgastar al partido en una consulta, cuando Uribe va a ser el próximo presidente”. Con esa frase, Hernán Andrade, presidente del Senado, puso el dedo en la llaga y dejó planteada una polémica de fondo para el Partido Conservador. En la otra esquina, con una tesis contraria, está el presidente de los azules, Efraín Cepeda, quien ha dicho que deben tener candidato propio.

Este mismo dilema bien se puede aplicar al pie de la letra para todos los demás partidos o candidatos uribistas: ¿son sólo un plan B, en caso de que Uribe no se lance a un tercer mandato, o le van a apostar a un candidato propio hasta el final?

EL REFERENDO, CONDICIONANTE

Como Andrade, son muchos los parlamentarios de la coalición de gobierno que creen que mientras no se sepa el futuro del referendo, apoyar candidatos distintos a Uribe no es razonable. Y es que sienten que si el presidente puede lanzarse, no tiene sentido desgastar sus organizaciones apoyando a otro candidato presidencial.

Es una paradoja, el propio uribismo que ha alentado el liderazgo de figuras como Juan Manuel Santos, Germán Vargas, Andrés Felipe Arias, Carlos Holguín o Fernando Araújo, es el que ahora les da un carácter de interinidad a sus aspiraciones presidenciales. Estos candidatos no sólo tienen dificultades para conquistar congresistas, sino que en los actos de campaña no falta la pregunta del líder comunal: “Doctor, y si Uribe se lanza, ¿usted se retira y nosotros perdemos el tiempo?”. En esas circunstancias, y cuando falta poco más de un año para las elecciones, los candidatos están cuasicongelados.

EL DILEMA DE SANTOS

Si Juan Manuel Santos, por ejemplo, concreta su campaña desde La U, tendrá que enfrentarse a un difícil dilema. Deberá equilibrar el fiel de la balanza para sopesar las exigencias que le imponen su compromiso con el uribismo y su aspiración propia. Es realista pensar que Santos va a asistir a reuniones proreferendo? ¿Qué les diría a sus electores? ¿Asumiría, en lo que queda del año, que será candidato si Uribe lo es?

OTROS CANDIDATOS

Las mismas preguntas se aplican a la candidatura de Germán Vargas, a quien en la opinión se sigue percibiendo como uribista. O a la de Rodrigo Rivera, quien por ser ahora defensor de la reelección no ha decidido la plataforma desde la que hará política. O, por supuesto, a la del joven 'furibista' Andrés Felipe Arias, quien lanzará su candidatura por el Partido Conservador.

En el caso de Vargas, si Uribe se lanza, su candidatura sería poco viable. Porque por más fuerte que sea su discurso sobre la seguridad, ni él ni nadie podrá competir con el uribismo del Presidente.

Y si se va a la oposición desde el liberalismo, muchos de sus seguidores podrían terminar castigándole la voltereta: no en vano en Colombia la lealtad siempre ha sido considerada un valor político.

La división del bloque parlamentario de Cambio Radical alrededor del referendo también demostró que tener partido propio tampoco es garantía para los candidatos cercanos a Uribe. Congresistas como Nancy Patricia Gutiérrez y Roy Barreras se metieron de cabeza a defender el referendo y dejaron claro que Germán sólo cuenta con la incondicionalidad de cuatro de sus alfiles: los senadores Rodrigo Lara y Alfonso Valdivieso, la ex viceministra María Isabel Nieto y el representante Germán Varón.

No obstante, en el día a día el candidato hace esfuerzos para dejar a un lado el fantasma de Uribe: convoca a reuniones, asiste a mítines y visita las regiones del país.

Al igual que lo hace Andrés Felipe Arias, para quien expresar su doble condición de candidato conservador y defensor del referendo no fue motivo de unión de su bancada: al menos 20 de los 33 representantes conservadores están con él, mientras buena parte de los senadores prefieren que el partido se quede de una vez con Uribe, argumentando, como Andrade, que “excepto el representante Telésforo Pedraza, ningún conservador se opondrá a la reelección”.

En los meses que vienen, la eventual candidatura de Uribe seguirá siendo el palo que trancará la velocidad de las campañas uribistas. Sólo en diciembre, cuando se sabrá el futuro de la reelección, las aspiraciones de Arias, Vargas, Holguín, Araújo e, incluso, la de Rodrigo Rivera, dejarán de estar, como se dice popularmente, en el congelador.