Temas Especiales

29 de Jun de 2022

América

Aumenta presión contra gobierno de facto

TEGUCIGALPA. La presión contra el gobierno de facto hondureño se intensificaba ayer, con el presidente destituido Manuel Zelaya en Méxi...

TEGUCIGALPA. La presión contra el gobierno de facto hondureño se intensificaba ayer, con el presidente destituido Manuel Zelaya en México, donde fue recibido con honores de jefe de Estado, y la declaración de una segunda huelga de funcionarios en Honduras.

En visita a México, donde el mandatario mexicano Felipe Calderón lo recibió con honores de jefe de Estado dejando claro quién es el presidente de Honduras a ojos de la comunidad internacional, Zelaya aseguró que “revertir” el golpe de Estado que lo derrocó el 28 de junio es un “reto y un desafío” para ésta.

Tras pasar más de una semana en la frontera entre Nicaragua y Honduras, estableciendo lo que denominó “ejército popular pacífico” para regresar a su país, Zelaya dijo estar dispuesto a firmar la Declaración de San José, el plan propuesto por el presidente costarricense y mediador en la crisis hondureña, Oscar Arias.

“Los puntos del plan Arias son parte de un proceso con el cual nosotros hemos coincidido”, dijo Zelaya, destacando la “amnistía política”.

Felipe Calderón, que preside la secretaría pro témpore del Grupo de Río, también reiteró su apoyo total a las gestiones de Arias ya que constituyen “una base para alcanzar una solución pacífica” en Honduras.

En Tegucigalpa, la comisión especial creada en el Congreso para analizar el Acuerdo de San José de Arias, también dio luz verde en la noche del lunes, precisamente a la amnistía para los delitos políticos tanto de Zelaya —al que la justicia acusa de 18 delitos— como de otras personas ligadas al golpe, “en caso de que haya un acuerdo definitivo”.

La comisión aconseja al pleno del Congreso que “discuta el proyecto de decreto de amnistía que oportunamente se presentará”, en “estricto apego a nuestra Constitución y sus leyes”.

No obstante, no menciona el retorno de Zelaya al poder, a lo que se oponen el presidente de facto Roberto Micheletti, y sectores empresariales, políticos y sociales.

Hoy está previsto que el Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA) decida si envía una misión de cancilleres a Tegucigalpa para tratar de ablandar las posiciones del gobierno golpista.

Este nuevo intento de mediación lo propusieron el lunes en San José Arias y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que se reunieron con la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias.

En Honduras, 8,000 trabajadores sanitarios decretaron una huelga indefinida que se suma a la de la mayoría de los 50,000 profesores que se mantienen en huelga desde el día del golpe.