Temas Especiales

02 de Mar de 2021

América

Presentan plan de reconstrucción

NACIONES UNIDAS. Mientras continúa la crisis humanitaria en Haití, con más de un millón de personas sin hogar en vísperas de la temporad...

NACIONES UNIDAS. Mientras continúa la crisis humanitaria en Haití, con más de un millón de personas sin hogar en vísperas de la temporada de lluvias, la comunidad internacional se reunió ayer para esbozar una reconstrucción a largo plazo y superar una historia de fracasados esfuerzos de ayuda a ese país caribeño.

En una conferencia internacional de donantes ayer en las oficinas de las Naciones Unidas en Nueva York, la comunidad internacional respondió de forma positiva a la petición de asistencia financiera de la ONU por $3,900 millones, pero también pidieron a su Gobierno transparencia en las cuentas y la puesta en marcha de una verdadera democracia.

PETICIONES ANTE EL GOBIERNO

La “nueva historia” que Naciones Unidas y los países donantes quieren escribir para Haití, un país que ya antes del terremoto del 12 de enero era el más pobre de América, pasa por un Gobierno haitiano que se esfuerce en realizar las reformas que el país requiere.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue el primero en pedir al presidente de Haití, René Préval, que en esta nueva etapa el país antillano se dote de “un Gobierno plenamente democrático”.

También le pidió que ejecute políticas de lucha contra la pobreza y la disparidad, además de darle “un poder judicial independiente y una sociedad civil vigilante y respetuosa de los derechos humanos”.

EL PLAN DE RECONSTRUCCIÓN

El plan del Gobierno haitiano contempla la creación de un Fondo de Reconstrucción de Haití, administrado por el mismo Gobierno antillano y los países donantes, con el Banco Mundial (BM) como agente fiscal. El ex mandatario de EEUU, Bill Clinton será copresidente de esta comisión.

El Fondo financiaría la desconcentración y la descentralización de Haití, incluida la creación de nuevos polos de desarrollo, infraestructura, las cuencas hidrográficas y la gestión del riesgo de desastres.

“Este plan va más allá de la reconstrucción, e incluye la descentralización, las inversiones en agricultura, en educación e infraestructuras”, dijo Catherin Ashton, la alta representante de política exterior europea.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, por su parte, pidió dejar de lado las tradicionales reticencias a colaborar con las instituciones haitianas, consideradas ineficaces y corruptas, porque se necesita que el Gobierno sea el pilar sobre el que se construya el desarrollo de Haití.

REACCIONES

Al tiempo que el Gobierno haitiano presentaba su plan ante la ONU, salieron a relucir críticas al proyecto.

La Plataforma Alternativa, que agrupa algunos partidos políticos opositores, no ve el plan con buenos ojos.

Critica la “arrogancia” del Gobierno, que trabajó con la comunidad internacional y no tomó en cuenta “las opiniones del pueblo sobre cómo ve su futuro”, al tiempo que llamaron a un diálogo nacional.

En tanto, las ONGs ven el plan con cauteloso optimismo. Cathy McAllister, de la Fundación Haitiana para un Desarrollo Sostenible, alertó que sin programas específicos de creación de empleos, el dinero de los donantes podría terminar replicando algunas de las condiciones sociales y económicas que permitieron que el terremoto tuviera tan graves consecuencias.

La preocupación es que, “por ejemplo, el negocio de las grandes fábricas en Haití sólo perpetúe la práctica de que personas abandonen el campo para buscar empleo (en la ciudad) y repita el ciclo que vivía Puerto Príncipe antes del terremoto”, señaló.