Temas Especiales

26 de May de 2020

América

Solucionan conflicto medio ambiental

MONTEVIDEO. Uruguay y Argentina lograron acuerdo para cumplir con el monitoreo del compartido río Uruguay y de la planta de celulosa de ...

MONTEVIDEO. Uruguay y Argentina lograron acuerdo para cumplir con el monitoreo del compartido río Uruguay y de la planta de celulosa de UPM (antigua Botnia), del cual ayer presentaron el plan ante la Comisión Asesora de esa vía de agua.

Los cancilleres Luis Almagro, de Uruguay, y Héctor Timerman de Argentina, cumplieron el domingo una jornada de 9 horas de reuniones para acordar los detalles de la revisión medio ambiental del área geográfica de los dos países bañada por el río Uruguay, luego de desavenencias sobre la metodología.

‘Queremos anunciar que el comité científico alcanzó un acuerdo para el plan de monitoreo del río Uruguay y sus términos de referencia’, dijo Almagro.

El acuerdo ‘es esencialmente positivo’ subrayó a la AFP Almagro, quien destacó que ‘se resolvieron además temas científicos que estaban pendientes’.

El canciller uruguayo también detalló que dentro de la planta de celulosa el grupo de científicos de ambos países designado anteriormente para el control hará ‘trabajos específicos’ en medición de temperatura y turbiedad de las aguas, presencia de residuos y otros.

Por su parte, Timerman calificó el acuerdo logrado como ‘técnico-científico’ y destacó que la planta de UPM ‘será visitada doce veces al año’ por los técnicos de ambos países para supervisar los controles.

Ambos ministros se declararon satisfechos por el acuerdo. Con la firma de este acuerdo, los dos países vecinos solucionaron el prolongado conflicto bilateral por la planta de celulosa —el mayor en las últimas décadas— generado por protestas de ambientalistas argentinos que acusan a la empresa de contaminar el río —y que los llevó a un juicio frente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

La construcción de la planta de UPM supuso la mayor inversión individual en la historia uruguaya, con unos $1,800 millones. La fábrica está instalada en la ciudad de Fray Bentos, a orillas del río Uruguay y frente a las costas de la provincia argentina de Entre Ríos.

Como forma de protesta por su construcción y funcionamiento la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú cortó el paso por el principal puente entre ambos países, durante tres años.