26 de Feb de 2020

América

Obama y Calderón hablan sobre cooperación policial

EEUU. El presidente estadounidense Barack Obama se reunió ayer, jueves, con su homólogo mexicano Felipe Calderón en una cita bajo cierta...

EEUU. El presidente estadounidense Barack Obama se reunió ayer, jueves, con su homólogo mexicano Felipe Calderón en una cita bajo cierta tensión diplomática, tras la muerte de un agente norteamericano hace dos semanas en ese país.

El encuentro entre ambos mandatarios estaba siendo negociado desde hace un par de meses, pero el asesinato a balazos del agente Jaime Zapata en una carretera del norte de México le dio un giro sombrío.

El agente estadounidense Jaime Zapata fue asesinado a balazos y un compañero suyo quedó herido el 15 de febrero en una carretera del norte de México.

Una de las armas utilizadas en el asesinato de Zapata provenía de Estados Unidos, según las primeras investigaciones.

Según Obama la batalla contra el crimen organizado que está librando el presidente Felipe Calderón dentro de México es también responsabilidad de Estados Unidos, afirmó el presidente Barack Obama en rueda de prensa junto a su homólogo mexicano.

‘Somos muy conscientes de que la batalla que Calderón está librando dentro de México no es solamente su batalla, también es la nuestra.

Tenemos que asumir responsabilidades de la misma manera que él las está tomando’, explicó Obama.

‘Y eso es verdad en lo que respecta al flujo de armas de norte a sur, y el flujo de dinero de norte a sur’, añadió.

Obama defendió sin embargo el derecho constitucional de los estadounidenses a portar armas, y aseguró que eso no impide luchar contra el contrabando hacia México.

‘Hemos puesto a más y más gente tras las rejas a causa de la transferencia de armas a través de la frontera.

Reconocemos que no es suficiente y que tenemos que hacer más.

Parte de ese trabajo es aplicar las leyes que ya existen de forma más efectiva’, explicó el mandatario.

‘Tenemos que mejorar también nosotros en intercambio de información’, añadió Calderón.

Las autoridades mexicanas calculan que en torno al 90% de las armas que entran ilegalmente en el país para los carteles narcotraficantes provienen de su vecino del norte.

‘El presidente Obama seguirá invirtiendo más’ en las relaciones entre ambos países, explicó una alta fuente.

Pero Obama también abordo con su par mexicano ‘medidas para proteger’ al personal estadounidense en México, incluida la posibilidad de que operen armados, explicó esa fuente.

Oficialmente los policías estadounidenses en México no pueden ir armados, algo que ha sido criticado de nuevo por congresistas.

Pero al mismo tiempo una de las armas utilizadas en el asesinato de Zapata provenía de Estados Unidos, según las primeras investigaciones, uno de los aspectos de esa compleja relación bilateral que más irrita al gobierno mexicano.

La muerte de Zapata vino a enrarecer una atmósfera ya cargada entre ambos países por otros episodios, como las filtraciones durante semanas de los cables diplomáticos estadounidenses por parte de WikiLeaks.

Los cables describen a un liderazgo militar mexicano poco preparado para lidiar con el narcotráfico cuando Calderón desplegó miles de soldados en el país en 2006.

Más allá de los incidentes y las declaraciones encendidas, la cooperación policial contra el narcotráfico ha aumentado hasta niveles desconocidos entre ambos países por necesidad mutua.

Calderón agradeció la comprensión de su anfitrión y recordó que son ‘miles’ los policías mexicanos que han dado su vida en la lucha contra el narcotráfico.

Cerca de 35 mil personas han muerto en México durante la presidencia de Calderón, que se inició en 2006, a partir de su decisión de enfrentarse a los carteles.

Ambos reiteraron su interés en que Estados Unidos apruebe algún día una reforma migratoria integral, un mensaje que Calderón repitió al presidente de la Cámara de Representantes.