25 de Oct de 2021

América

Buscan pistas de masacre en finca

GUATEMALA. Las autoridades guatemaltecas buscaban pistas ayer, lunes, para identificar a los responsables de la matanza de al menos 28 p...

GUATEMALA. Las autoridades guatemaltecas buscaban pistas ayer, lunes, para identificar a los responsables de la matanza de al menos 28 personas, cuyos cuerpos decapitados fueron encontrados en una finca del departamento norteño de Petén, donde operan carteles mexicanos de drogas.

La matanza, que conmovió a un país habituado a los hechos de violencia, fue atribuida por el ministro del Interior, Carlos Menocal, al cartel mexicano ‘Los Zetas’, que opera en esa región del norte de Guatemala, próxima a la frontera mexicana.

Los cuerpos, entre ellos los de dos mujeres, fueron hallados el domingo en la finca ‘Los Cocos’, en San Andrés, departamento de Petén, 500 km al norte de la capital, a donde fueron enviados cuatro equipos de investigación y una unidad de las Fuerzas Especiales de Policía a buscar pistas y tratar de encontrar a los homicidas.

‘Es un acto deleznable que, creemos, fue dirigido por ‘Los Zetas’. Las víctimas son jornaleros oriundos de (el departamento de) Izabal, que estaban trabajando por espacio de tres meses en la finca’, dijo Menocal el domingo en la noche.

El portavoz de la Policía, Donald González, dijo a la AFP que ‘entre las víctimas figuran dos mujeres y todas las víctimas fueron decapitadas’. Las autoridades han confirmado por ahora el hallazgo de 28 cadáveres, pero medios guatemaltecos informaron que habían sido hallados 29 cuerpos en la finca.

La oficina de la ONU en Guatemala condenó ‘con firmeza los brutales hechos de violencia’ ocurridos en El Petén e instó a las autoridades guatemaltecas a esclarecer los hechos. ‘Esta masacre se suma a otros hechos recientes de violencia, vulnerabilidad generalizada y abandono que afectan a los habitantes del departamento de El Petén y que confirman la urgente necesidad de implementar una estrategia integral de seguridad humana que garantice los derechos humanos’, dijo la oficina de la ONU en un comunicado.

Los Zetas, cuyas redes se extienden del sur de Estados Unidos a Centroamérica, es un grupo creado por militares mexicanos que desertaron para unirse al cartel del Golfo, al que ahora se enfrentan. Para financiar esa disputa recurren al secuestro y otros delitos. El cartel opera en la región del norte de Guatemala, en los departamentos de Petén y Alta Verapaz.