19 de Oct de 2021

América

‘Mel’ Zelaya buscará el poder

HONDURAS. El ex presidente Manuel Zelaya volverá a Honduras el mañana, sábado, tras 16 meses de exilio y después de haber sido derrocado...

HONDURAS. El ex presidente Manuel Zelaya volverá a Honduras el mañana, sábado, tras 16 meses de exilio y después de haber sido derrocado hace casi dos años por un golpe de Estado, con un gran capital político para intentar volver a la presidencia, en un país sumido en la pobreza.

Sus seguidores, aglutinados en el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), preparan una bienvenida multitudinaria para ‘Mel’, un liberal que dio un giro a la izquierda tras llegar al poder en 2006 y que fue derrocado el 28 de junio de 2009 en un golpe ejecutado por el Ejército con el aval del Congreso y de la Corte Suprema. ‘Habrá una gran movilización del recibimiento (en el aeropuerto de Tegucigalpa)’, dijo a la AFP Rasel Tomé, un asesor del ex mandatario.

El presidente Porfirio Lobo gestionó su regreso, para lo cual convenció a la justicia de que cerrara los juicios contra Zelaya, porque su retorno era esencial para que Honduras sea readmitida en la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que pasará la próxima semana.

‘El Poder Ejecutivo ha ejercido una presión sobre el Poder Judicial, y eso es público’, indicó el presidente de la Asociación de Jueces y Magistrados de Honduras, Teodoro Bonilla.

El reintegro a la OEA permitirá que Honduras reciba nuevamente créditos y ayuda extranjera, algo vital para un país donde el 70% de sus casi 8 millones de habitantes están sumidos en la pobreza y sobreviven con cuatro dólares al día o menos, según cifras oficiales.

El 20% más rico se lleva el 80% del ingreso en Honduras, según la Iglesia Católica, y acabar con esta desigualdad fue una de las banderas de Zelaya, que lo llevaron a adoptar un discurso socialista y a vincularse al ALBA del presidente venezolano Hugo Chávez.

Zelaya, de 58 años, regresará con un gran capital político, y con anhelos de convertir al FNRP en un partido político para competir en las elecciones de 2013. Nadie puede augurar cuál será el derrotero que seguirá esta nación, que después del fin de las dictaduras sigue siendo débil institucionalmente.