Temas Especiales

08 de Feb de 2023

América

Demonios sueltos en Venezuela

Las Leyes Orgánicas contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento del Terrorismo, la del Trabajo, la sorpresiva designación del Con...

Las Leyes Orgánicas contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento del Terrorismo, la del Trabajo, la sorpresiva designación del Consejo de Estado, el anuncio del retiro de Venezuela de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la constitución de un Comando Anti-golpe para popularizar el sapeo en todos los sectores y unas cuantas decisiones más tomadas en los últimos días, ratifican que estamos cerca del final de esta tragedia.

Los demonios del castro-chavismo están sueltos tanto en el mundo civil como en el militar.

La última despedida del Presidente fue dramática y penosa. La lucha por la sucesión se profundiza. La incertidumbre sobre el destino de Chávez genera alianzas, traiciones, recelos y silencios inexplicables que contribuyen al desconcierto. Cómo no saben qué pasará, se preparan para lo que sea. Pretenden mantener aglutinado al disminuido oficialismo inyectando mística sobre el mantenimiento del proceso revolucionario por encima de cualquier personalismo o de resultados electorales contrarios al continuismo.

El problema es que la credibilidad de los jefes cae aparatosamente entre su propia gente. Si lo que dicen algunos altos mandos militares es cierto, pues caminamos hacia una matazón que sólo la podrá impedir la sensatez de la mayoría de la fuerza armada y la prudente firmeza de la alternativa democrática, bastante silenciosa, por cierto, ante temas graves que no son simples ‘potes de humo’.

Sumo mi voz a la de quienes solicitan la nulidad absoluta de los juicios en contra de presos políticos. No importa cual sea el estado y grado de la causa.

Exigimos la libertad plena de todos. También que se investigue la actitud de fiscales y jueces ejecutores de las órdenes del verdugo superior, según las no desmentidas declaraciones del abogado y coronel Eladio Aponte. La jerarquía del declarante ratifica lo que todo el mundo sabe.

El problema es que sin Constitución ni orden jurídico estable, todo es posible. Un abrazo fraternal para los presos políticos. Especialmente a mis compañeros del Helicoide (SEBIN). Falta poco.

ANALISTA