Temas Especiales

26 de Oct de 2020

América

Próximo desenlace en Venezuela

La actual situación de incertidumbre no puede prolongarse mucho más tiempo. No sé si solamente temo que la confrontación sea definitiva ...

La actual situación de incertidumbre no puede prolongarse mucho más tiempo. No sé si solamente temo que la confrontación sea definitiva a cualquier costo, o si por el contrario más que temerlo lo deseo. Lo cierto es que, por sobre de mis sentimientos personales, Venezuela tiene como fecha clave para el desenlace el 7 de octubre. Alrededor de ella, un poco antes o inmediatamente después, tendremos mayor claridad con relación al destino inmediato de esta nación sin presidente, sin Constitución que se respete, sin orden y gobernada por mediocres importantizados que han hecho de la ineficacia y la corrupción la razón de ser de su existencia.

Por decir menos del uno por ciento de lo que hoy se conoce en materia de narcotráfico, carteles operadores en el país y tentáculos en todos los poderes públicos, civiles y militares, fui detenido, hecho preso, condenado a dos años de prisión con pena sustitutiva de prohibición para salir del país sin autorización judicial.

Las pocas solicitudes que hice para atender compromisos familiares o políticos fueron ignoradas. Transcurridos más de dos años en la situación actual y sin sentencia definitivamente firme todavía, hice formalmente la solicitud de levantamiento de la pena de conformidad con expresas disposiciones del Código de Procedimiento Penal y de abundante jurisprudencia del Tribunal Supremo.

La Sala 4 de la Corte de Apelaciones se declara incompetente para responder y envía la solicitud al juez de juicio que sentenció, quien también se declara incompetente y plantea un conflicto de competencia con la remitente, enviando el caso a la Sala Penal del TSJ. Increíble pero cierto. Quedé horrorizado hasta con la redacción de la boleta de notificación que recibí de parte del juez Rossi Palencia. Lo grave es que llevo meses en estado de indefensión soportando la ajuricidad de estos pichones de Aponte Aponte.

¿Qué hacer? Seguimos cumpliendo con todas las exigencias procesales, pero aferrados a principios y valores propios de la formación jurídica, teórica y práctica, a los que siempre he ajustado mi conducta.

ANALISTA