Temas Especiales

02 de Jun de 2020

América

consecuencias de la privatización

Los aumentos matriculares conllevan graves consecuencias para los estudiantes y la sociedad.

Los aumentos matriculares conllevan graves consecuencias para los estudiantes y la sociedad.

Como ha ocurrido en Chile y EEUU, es cada vez más difícil para los estudiantes pagar una matrícula. Actualmente, más del 60% de los estudiantes de EEUU solicita un préstamo para pagar los estudios. En el año 2011, el estudiante promedio se graduó con una deuda de $25,000. El endeudamiento ha obligado a los estudiantes a buscar trabajo durante sus estudios resultando en una disminución en asistencia universitaria y tiempo dedicado a los estudios.

En Chile, el alto endeudamiento llevó a los estudiantes a manifestarse. Un informe del Ministerio de Educación chileno reportó que ‘en una sala de clases 100 estudiantes de una universidad privada, sólo 1 ó 2 pertenecerían al 10% de los hogares más pobres de Chile y 31 provendrían del decil más acaudalado’. Los chilenos de bajos recursos son in capaces de terminar sus estudios u obtener una educación de calidad, limitando su éxito en un mercado laboral cada vez más exigente. Un estudio de la OECD del año 2012 concluyó que ‘políticas que incrementan el número de graduados en educación postsecundaria y promueva el acceso egalitario a la educación reduce la desigualdad social’.

La educación incrementa la movilidad social porque reduce desigualdades en el mercado laboral y variación de ingresos entre personas. Expertos aseguran que lo ideal es pagar la matricula a través de impuestos directos progresivos. Es decir, cobrar más a los estudiantes adinerados. Incrementar la matrícula afecta la participación estudiantil porque no toma en cuanta sus condiciones socioecónomicas.