Temas Especiales

29 de Sep de 2020

América

Barack Obama en busca del voto hispano en EEUU

PANAMÁ. Con las elecciones presidenciales de EEUU a tiro, el presidente Barack Obama no solo intenta convencer a los votantes sobre sus ...

PANAMÁ. Con las elecciones presidenciales de EEUU a tiro, el presidente Barack Obama no solo intenta convencer a los votantes sobre sus propuestas para sanear la economía: está enfocado en ganarse el voto latino (o hispano, el término oficial) que se elevó a 50,5 millones de personas y aumentó un 43% durante la pasada década, según un análisis del Censo de 2010 por el Pew Hispanic Centerque.

Obama tiene sus razones: los 10.9 millones habilitados para sufragar.

Son, además, el grupo que más avanza. En 2010 eran el 15.5%, para el 2025 pronostican que ascenderá al 25% y, se prevé que sea la primera minoría para el 2042,

Ahora está por verse si serán la fuerza definitoria que vaticinó la revista Time en un número especial de marzo. Sobre todo en estados como Colorado, Florida, Nevada, Virginia y, por supuesto, Arizona, el epicentro del debate nacional sobre inmigración. La Casa Blanca cree que sí: ‘Los latinos serán un factor decisivo en esta elección’, sostuvieron.

TODO POR UN VOTO

En la lucha por ganar este voto existen puntos claves. Uno de ellos es la reciente ley de deportaciones, mediante la cual Obama autorizó que los inmigrantes ilegales jóvenes ya no sean deportados y podrán obtener permisos de trabajo.

Además está el llamado ‘Dream Act’ o ‘Acta del Sueño’, un proyecto legislativo bipartidista que se debate en el Congreso, junto a la Reforma migratoria, y que daría un camino a la ciudadanía estadounidense a estudiantes indocumentados que hubiesen llegado a suelos estadounidenses siendo menores de edad. También les permitirá obtener una visa de residencia temporal y, una vez graduados, optar por la residencial legal permanente.

Como otra medida para captar la simpatía hispana, Barack Obama anunció en la ceremonia del Día de la Independencia que los inmigrantes que sirven en el Ejército recibirían la ciudadanía. Allí, además, reiteró el pedido por nuevas leyes de inmigración esperadas por una importante parte de su base política.

El Presidente sabe el peso de este sector y lo que representan para su re-elección, por lo tanto le cayó del cielo la aprobación del Senado de las reformas en salud o el ‘Obamacare’, que yacía en el limbo.

Esta nueva medida también favorece a la población hispana que se beneficia directamente obteniendo mejoras en el seguro social.

La estrategia de campaña de Obama incluyó sports publicitarios en español, en los que gastaron $ 1.7 millones de dólares desde abril. El contrincante republicano, Mitt Romney, no llegó a tanto: sólo $ 13.000.

En 2008, cuando resultó el elegido, Obama promocionó la necesidad de un cambio de política migratoria, pero ha sido incapaz de cumplir con sus promesas en un Congreso dividido que ahora es reacio a hacer frente a un problema tan grande y controvertido. La falta de progreso de Obama al respecto ha sido una importante fuente de frustración para muchos hispanos.

De todas maneras, las encuestas muestran que Barack Obama tiene una ventaja considerable respecto del rival republicano Mitt Romney entre los electores hispanos.

No se sabe si los latinos votarán por Obama con la misma incidencia que en el 2008 o disminuirá. Esta es la pregunta que se hacen los especialistas demócratas y habrá que esperar hasta noviembre para saber cómo jugarán su carta los millones de hispanos llamados a votar y elegir su presidente.