26 de Sep de 2022

América

Cacerolazo contra Cristina Kirchner

ARGENTINA. La presidenta Cristina Férnandez de Kirchner fue la destinataria de una bronca masiva, plasmada en marchas en distintos punto...

ARGENTINA. La presidenta Cristina Férnandez de Kirchner fue la destinataria de una bronca masiva, plasmada en marchas en distintos puntos de Argentina y el mundo, el jueves por la tarde. Los manifestantes hicieron sonar cacerolas y levantaron pancartas con consignas que rechazaban la re-reelección, pedían mejor justicia, seguridad y el fin del cepo a la compra de dólares. Se repetían quejas, también, contra la corrupción y la inflación.

Una marea humana copó la capital y varias ciudades argentinas, como Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Salta y Tucumán. También se replicó en Nueva York, Washington, París, Roma, Madrid, Londres e incluso en Panamá, sobre la calle 50 de la ciudad capital.

DEMANDAS POPULARES

La mayoría de la población rechaza una segunda reelección consecutiva de Kirchner, según encuestas, un plan impulsado por algunos políticos oficialistas, aunque la mandataria no se refirió públicamente a la posibilidad de extender su mandato, que expira en 2015.

El gobierno es mayoría en el Congreso pero no reúne las dos tercios de los legisladores exigidos para una reforma constitucional que habilite una segunda reelección sucesiva.

Se pidió a los asistentes que concurran a la marcha sólo con sus cacerolas, ropa blanca y portando banderas argentinas con la intención de quitarle connotación partidaria a la protesta y evitar polémicas expresiones.

La marcha se realizó en forma simultánea en varias zonas de Buenos Aires, el céntrico Obelisco y en la histórica Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada (gobierno).

Mario Barletta, titular del radicalismo, principal fuerza opositora en el Congreso, admitió que ‘si bien hay una expresión de rechazo a prácticas y modos del gobierno, también hay un mensaje a la oposición. Quien sale a expresarse es porque cree que otra Argentina es posible, y quienes conformamos los partidos de la oposición tenemos que ser quienes tratemos un proyecto alternativo’, señaló.

Otro lema central de la protesta fue el rechazo a las restricciones que impuso el gobierno para la compra de dólares, cuando muchos ciudadanos se preparan para las vacaciones en el verano austral que generalmente disfrutan en el balneario uruguayo de Punta del Este.

El aumento de la inseguridad por los asaltos fue otro de los puntos principales de la cita, a la que acudieron sobre todo sectores de clase media y media alta urbana, tradicionalmente antiperonistas.

Horacio González, un intelectual afín a Kirchner, sostuvo que hubo heterogeneidad, desde un núcleo duro de derecha, con otros círculos con los hay que discutir. ‘Estos últimos son ciudadanos de Buenos Aires que en muchos casos han votado al Gobierno (en 2011), que tienen distintos tipos de disconformidad y sobre ellos sí es necesario reflexionar, discutir con ellos’, reconoció González.

¿CAIDA DE POPULARIDAD?

Las encuestas marcan una caída en la popularidad de Kirchner, tras haber sido reelecta en octubre pasado con el 54% de los votos. En redes sociales, los bares y las casas de los argentinos, la política se apropió de todas las discusiones.

El Gobierno construyó un relato basado en el ascenso social y la ampliación de derechos de una gran masa de argentinos, cosa que los Kirchner pudieron concretar. Los opositores hablan de un estilo confrontativo y poco diálogo, aunque ellos mismos no logran captar adhesiones destacadas entre los ciudadanos enojados con Kirchner.