Temas Especiales

23 de Jan de 2021

América

Chavistas con su comandante

VENEZUELA. En una ceremonia excepcional y folclórica, decenas de miles de venezolanos se movilizaron para participar en un acto que busc...

VENEZUELA. En una ceremonia excepcional y folclórica, decenas de miles de venezolanos se movilizaron para participar en un acto que busca simular la toma de posesión del presidente Hugo Chávez. Chávez sería el primero en la historia de Venezuela en faltar a su propia juramentación y cuyo real estado de salud es un misterio.

Aunque no habrá técnicamente una asunción debido a la ausencia del actor principal, el gobierno impulsó una masiva concentración callejera como si en realidad Chávez estuviera presente. La colorida manifestación de miles de empleados públicos y personas afectas al chavismo se concentraba en el centro de la ciudad para expresar su fervor por el líder ausente.

OPOSICIÓN PROTESTA

El bloque opositor en el legislativo, que ha calificado la surrealista ceremonia de juramentación de ‘golpe de Estado’, convocó a una protesta para el 23 enero.

‘Lucharemos por el restablecimiento de la constitución. Reafirmaremos en las calles nuestro carácter democrático’, dijo Miriam de Montilla, una portavoz del bloque.

La oposición también atacó al gobierno por la falta de información sobre el estado de salud del ‘‘comandante presidente’’. Les extraña que ni siquiera haya tenido un contacto telefónico desde La Habana, donde es atendido tras la cuarta cirugía en un año y medio por una recidiva del cáncer. En anteriores postoperatorios en Cuba los llamados telefónicos de Chávez, de 58 años, eran transmitidos en directo por la televisora oficial o se publicaban fotos del mandatario de pie. Esta vez ha reinado el silencio desde el 11 de diciembre que fue operado.

GRAN MOVILIZACIÓN

A pesar de la incógnita sobre su verdadero estado de salud, el centro de Caracas, que amaneció bajo un brillante cielo azul, parecía un día de fiesta. Algunas calles se cerraron para darle paso a los manifestantes, retumbaban parlantes con canciones de hip-hop y salsa y desde camiones que trasladaban a simpatizantes se oían vivas a Chávez.

Todos los altos funcionarios venezolanos y los invitados internacionales se congregaron sentados sobre una tarima decorada solo con un enorme dibujo de los ojos de Chávez y su nombre pintado en color rojo sobre un fondo blanco. El inicio del acto fue con el himno nacional de Venezuela y en el que se oyó la voz de Chávez pronunciando frases del coro.

Luego del himno hubo otras canciones y comenzaron breves palabras de funcionarios como el canciller argentino Héctor Timerman, quien aseguró que la presidenta Cristina Fernández estaba viajando a La Habana para ver a Chávez.

El gobierno, a través del vicepresidente Nicolás Maduro, sólo ha dicho que este 10 de enero comienza el nuevo sexenio para el cuál Chávez fue elegido el 7 de octubre. No se ha informado una posible fecha de retorno de Chávez al país.

Voceros de la oposición ratificaron que el acto buscaba legitimar la decisión de mantener una situación que califican de ilegal e inconstitucional: que el país no tenga un presidente en ejercicio.