Temas Especiales

24 de May de 2022

América

Lula acusado en el ‘caso mesalão’

BRASIL. Crece la presión sobre el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en el juicio anticorrupción conocido como el ‘caso me...

BRASIL. Crece la presión sobre el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en el juicio anticorrupción conocido como el ‘caso mesalão’. El fiscal general Roberto Gurgel remitió el miércoles las acusaciones del empresario Marcos Valerio contra Lula al Ministerio Público Federal de Minas Gerais, para que analice su rol en el esquema de compra de votos en el Congreso durante su gobierno.

Según Valerio, condenado por el Supremo Tribunal Federal a 40 años de prisión por su participación como operador financiero en el escándalo de corrupción que sacudió al gobierno de Lula entre 2003 y 2005, el entonces presidente habría dado luz verde a los sobornos a legisladores opositores y, además, habría utilizado fondos públicos desviados para su beneficio personal. Después de ser condenado, dijo al fiscal general que transfirió a Lula, a través de un asesor, dinero utilizado para la compra de votos en el Congreso, lo que ha sido desmentido tajantemente por el exmandatario.

Ahora los fiscales de Minas Gerais deben analizar la denuncia y ponderarla, para luego definir si abrir nuevas investigaciones o no sobre las acusaciones del empresario. Los analistas políticos de Brasil consideran más probable la segunda opción.

El caso fue transferido a primera instancia porque el Supremo no tiene esa competencia, dada la normativa procesal brasilera, y porque allí corre una investigación relacionada con el caso.

PROCESO HISTÓRICO

Calificado como el ‘juicio del siglo’, el Tribunal Supremo Federal de Brasil inició el proceso por el que juzga a 38 personalidades de la política, la banca y el mundo empresarial acusadas por un escándalo de corrupción bautizado como mensalão (mensualidad) en agosto del año pasado.

El caso fue destapado en 2005, cuando se supo que se habían desviado unos 40 millones de dólares de dinero público para la compra de votos en el Congreso, entre 2002 y 2005.

El hecho liquidó la plana mayor del PT de la época y puso en peligro al propio Lula, que según confesó en una entrevista el año pasado sintió que estaba al borde del abismo.

En ese marco, el Tribunal Supremo condenó a 24 de los 38 condenador, entre los que figuraban destacados dirigentes del Gobierno de Lula y del Partido de Gobierno. El proceso, por tanto, es histórico no solo por lo insólito sino porque la Justicia ha demostrado una independencia inusual del poder en América latina. Eso a pesar de las intimidaciones hacia el presidente del máximo órgano, Joaquim Barbosa, y del intento del Partido oficialista de tratar de demostrar que se trataba de una campaña de los medios de comunicación y las ‘elites’ para perjudicarlos.

LULA NIEGA

El expresidente no hizo declaraciones al respecto, pero siempre negó conocer la existencia del esquema de corrupción y fue excluido del histórico juicio que llevó a cabo el Supremo Tribunal.

Al encaminar el caso, el fiscal Gurgel ‘no está pidiendo que se investigue a Lula. La decisión sólo le corresponde al fiscal de Minas Gerais que reciba el caso’.