Temas Especiales

02 de Dec de 2020

América

Piden investigar a expresidente Lula

BRASIL. Un fiscal federal de Brasil abrió una investigación en la cual el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha sido involucrado en...

BRASIL. Un fiscal federal de Brasil abrió una investigación en la cual el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha sido involucrado en un esquema de compra de votos en el Congreso. Un escándalo que condenó a varios de los antiguos asesores de Lula mientras fue presidente de Brasil.

La fiscalía federal dijo en un comunicado que pidió a la policía investigar las acusaciones de un empresario que se encuentra en el centro del caso, Marcos Valerio, quien dijo que Lula no sólo sabía sobre el esquema ilegal sino que además recibió dinero a partir de éste.

Lula ha negado repetidamente las acusaciones de que estaba al tanto del escándalo de compras de votos conocido como ‘Mensalão’, bajo el cual miembros del Partido de los Trabajadores (PT) en el poder pagaron a legisladores para que respaldaran la agenda legislativa del Gobierno.

El escándalo, que emergió en el 2005, casi derrumbó el Gobierno de Lula y originó el mayor juicio por corrupción política de la historia del Brasil. Lula fue presidente de Brasil entre el 2003 y el 2010 y es una poderosa figura política en el mayor país de América Latina.

Sigue siendo sumamente influyente en el Gobierno de la actual mandataria Dilma Rousseff, su protegida política y ex jefa de Gabinete. Aunque hasta ahora la popular Rousseff ha eludido los efectos colaterales del escándalo, esto podría cambiar si se determina que Lula estuvo directamente involucrado.

POR UN TESTIMONIO

En un testimonio entregado en septiembre, Valerio acusó a Lula de estar en conocimiento del esquema de compras de votos. Aseguró que parte de los gastos personales del ex mandatario fueron pagados con fondos ilegales de campaña.

Valerio, un ejecutivo de publicidad que trabajó de cerca con el PT, ofreció el testimonio en un intento por reducir su sentencia, después de que él y otros 24 ex asesores y empleados de Lula fueran condenados en un crucial juicio realizado en la Corte Suprema brasileña.

Las circunstancias del testimonio, y la propia sentencia de Valerio a 40 años en prisión por corrupción, han generado cuestionamientos sobre la credibilidad de las acusaciones.

No obstante algunos expertos legales han expresado dudas respecto a que Lula pueda ser formalmente acusado por un delito.