19 de Ago de 2022

América

Piden investigar sobre filtraciones

EEUU. El director nacional de inteligencia de Estados Unidos (NSA), James Clapper, pidió al Departamento de Justicia que abra una invest...

EEUU. El director nacional de inteligencia de Estados Unidos (NSA), James Clapper, pidió al Departamento de Justicia que abra una investigación penal sobre el origen de las filtraciones de prensa sobre los programas de vigilancia electrónica, y denunció ‘el enorme daño’ causado por las revelaciones. ‘Para mí es literalmente desgarrador ver lo que está sucediendo por el enorme daño que le hace a nuestras capacidades de inteligencia’, dijo Clapper durante una entrevista con la cadena de televisión NBC.

‘La NSA ya presentó un informe criminal sobre esto’, agregó.

Filtraciones publicadas por el estadounidense The Washington Post y el británico The Guardian esta semana revelaron la existencia del PRISM, un programa para recopilar rastros dejados en internet por personas fuera de Estados Unidos. Los diarios también revelaron que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ha accedido desde 2006 a registros de las horas y la duración de las llamadas realizadas en Estados Unidos a través de Verizon y otras empresas, como parte de una operación de monitoreo y recolección de datos para anticipar planes terroristas.

La vigilancia electrónica ‘es una herramienta clave para seguir garantizando la seguridad de la nación’, añadió.

Clapper fustigó a los medios de comunicación por sus ’imprudentes revelaciones’ sobre los amplios programas de vigilancia desarrollados por el gobierno, sobre los que reveló algunos detalles. El alto funcionario hizo una férrea defensa de los programas por su eficacia en la lucha antiterrorista y aseguró que las actividades eran legales y estaban sometidas a una amplia supervisión de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Y aunque dijo entender las preocupaciones de la opinión pública respecto de la invasión de la privacidad y las libertades civiles, aseguró que ‘mucho de lo que la gente está viendo y leyendo está exagerado’.

Entrevistado por la cadena ABC, el periodista de The Guardian Gleen Greenwald, uno de los que están detrás de las revelaciones de los programas masivos de espionaje electrónico, denunció por su parte la intención de ‘intimidar a los periodistas y sus fuentes’. ‘Cuando un periódico menciona algo que el gobierno oculta, que los responsables políticos no quieren que la gente sepa, hacen lo mismo: atacan a los medios de comunicación’, dijo Greenwald.