Temas Especiales

09 de Apr de 2020

América

Elecciones, financiamiento e intereses

Son muchos y muy poderosos los intereses económico-políticos, geopolíticos y de mafias en juego, que aportan miles de millones para sufr...

Son muchos y muy poderosos los intereses económico-políticos, geopolíticos y de mafias en juego, que aportan miles de millones para sufragar inversiones en estas campañas para lograr asegurar el poder que luego les revertirá utilidades con superávit. Con este ‘natural’ desarrollo de acciones, en occidente, quienes menos recursos tienen menos oportunidades tienen de ganar y, solo los pueblos conscientes y consecuentes, con capacidad analítica y madurez, pueden lograr elegir acertadamente, desenmascarando a los lobos con piel de oveja que luego serían sus verdugos.

Así podemos ver que mientras Hollande trata de mejorar su imagen caída al 20% luego de su elección viajando al Medio Oriente, un envejecido Clinton hace de segundón de Hilary, que ambiciona la presidencia, promoviendo una mujer para el cargo. Los intereses mencionados han venido jugando su papel, recientemente en Méjico, Honduras (golpe gorila), Chile y Colombia, tradicional dinastía. Casos diferentes, siendo objetivos, Bolivia, Ecuador, Brasil, Venezuela y Argentina, donde hemos visto y comprobado quienes hemos visitado esos países por años y por organismos internacionales, que se han logrado grandes avances sociales en educación salud y vivienda, con la recuperación de sus riquezas y políticas de estado adecuadas, a pesar de conspiraciones y ataques externos e internos de los viudos del poder.

El proceso electoral chileno lo ganará Bachelet y el hondureño la señora Zelaya, a menos que las fuerzas oscuras que han asesinado miles de pobres inocentes, opositores de los tiranos que aún después de 20 años de militarismo, quieren continuar gobernando este empobrecido país. Chile, considerada una de las economías más saludables junto con Panamá, y Brasil, cuentan a la vez con las dos peores distribuciones de la riqueza en América. Quienes tildan a Bachelet de atea, divorciada y de izquierda para estigmatizarla, la engrandecen ante su pueblo, deberá sí, unirse a la integración progresista UNASUR y no hacerle juego a la AP. Cumplir con los anhelos del pueblo en educación, salud, vivienda y una nueva Constitución.

En Honduras el caso es más profundo y delicado. El dominio geopolítico por cercanía no escatimará esfuerzos y tiene planes para El Salvador. La victoria electoral deberá ser contundente, aunque difícilmente se evitará más baño de sangre, es duro reconocerlo. En Colombia se conspira contra el proceso de paz que catapultará a Santos y a las FARC. Hay muchos intereses detrás y poderosos detractores a su logro. Con el regreso de la líder Aída Vella resurge la Unión Patriótica, perseguida y hostilizada, y la derecha, tradicional en el poder, tiembla. Uribe, medular defensor de la guerra, no descansa. Cuan difícil es lograr la paz cuando se pierde, pero tengo fe en Dios que se logrará.

MUNDO EN MARCHA