Temas Especiales

28 de Mar de 2020

América

Viejos ruidos de guerra escondidos

LIMA. La disputa por la frontera marítima se ha convertido en el último capítulo de la Guerra del Pacífico que se libró entre 1879 y 188...

LIMA. La disputa por la frontera marítima se ha convertido en el último capítulo de la Guerra del Pacífico que se libró entre 1879 y 1883, durante la cual Perú perdió parte de su territorio sur y debió soportar la ocupación de Lima durante más de tres años.

‘Perú va a dejar atrás la Guerra del Pacífico y apostar por la Alianza del Pacífico’, dijo a la AFP Nelson Manrique, historiador y académico de la Universidad Católica de Perú.

La prometedora sociedad comercial que une desde 2012 a Perú con Chile, Colombia y México, es la mayor apuesta peruana para impulsar un desarrollo motorizado por el comercio con los mercados asiáticos. La Alianza concentra hoy el 50% del comercio de América Latina con el mundo y atrajo casi 70,000 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa en 2012.

‘La relación de Perú con Chile ha alcanzado niveles óptimos que no se vieron a lo largo de la historia de los dos países’, comentó Ernesto Velit Granda, analista internacional de la Universidad Villareal.

Más de 300 compañías chilenas tienen actualmente inversiones en territorio peruano por $13,600 millones mientras los negocios de empresas peruanas en Chile superan ya los $7,000 millones. ‘Hay demasiado dinero involucrado para que este fallo pueda poner en riesgo todo el trabajo que se ha hecho en ambos países’, consideró Juan Carlos Fisher Tudela, presidente de la Cámara de Comercio Peruano-Chilena.

CICATRIZAR LAS HERIDAS

El fallo abre una puerta para que Perú y Chile hablen sobre la Guerra del Pacífico, consideró el analista político e historiador Daniel Parodi. ‘Deben darse gestos hacia las sociedades que permitan cicatrizar las heridas y mostrar que ya no somos aquellos países del siglo XIX’, opinó.

Parodi recordó que durante la Guerra del Pacífico la mayor parte del territorio peruano estuvo ocupado. ‘Una tropa de ocupación comete una serie de excesos y esta no fue la excepción. En diferentes lugares de Perú uno se encuentra con eso en la memoria colectiva’, señaló.

Pese a los insistentes pedidos del gobierno peruano a su población para no agitar las aguas y mantener la buena sintonía con Chile, las heridas que ha dejado la confrontación militar están a flor de piel en muchos peruanos que esperan que la decisión de la Corte sea una reivindicación histórica.

El ejercito chileno ocupó Lima entre enero de 1881 y agosto de 1884, y el país era entonces administrado desde Santiago. Las fuerzas chilenas destruyeron puertos, saquearon haciendas, y robaron la biblioteca nacional, recuerdan historiadores.

Tras la guerra, la provincia de Tacna fue devuelta a Perú recién en 1929, que en cambio no consiguió recuperar de Chile las provincias de Arica y Tarapacá. Parodi, autor del libro Las historias que nos unen, junto al historiador chileno Sergio González, consideró que lo que la mayoría de la población peruana espera es un gesto de Chile, un nunca más que permita acabar con la desconfianza.

RIVALIDADES DESDE LA GASTRONOMÍA AL FÚTBOL

‘El fallo puede cerrar las viejas heridas, pero la rivalidad con Chile es inevitable y va a seguir porque pertenece también al folclore’, indicó el académico Manrique.

El encono entre los dos pueblos va mucho más lejos que las disputas limítrofes y se extiende a campos tan diversos como la gastronomía y el fútbol. ‘El pisco es peruano, esa pelea ya fue ganada a los chilenos’, se enorgulleció Marcelo Anselmi, un empresario limeño dueño de una compañía de importaciones. ‘También la papa es de origen peruano y no chileno’, señaló respecto a otro punto que alimenta discusiones de café en ambos países.

En el fútbol ambos países discuten sobre la invención de ‘‘la chilena’’, con la que los más habilidosos logran patear de espaldas al arco. En Perú la llaman ‘‘chalaca’’ y afirman fue inventada mucho antes por un futbolista en El Callao donde a los residentes porteños se los conoce como ‘‘chalacos’’.