Temas Especiales

30 de Nov de 2020

América

Costa Rica decide nuevo presidente

COSTA RICA. Los costarricenses votaban ayer, domingo, para elegir presidente, en orden y en un ambiente de fiesta, en unos inciertos y a...

COSTA RICA. Los costarricenses votaban ayer, domingo, para elegir presidente, en orden y en un ambiente de fiesta, en unos inciertos y apretados comicios, con la derecha en el gobierno y una izquierda emergente como favoritos entre cuatro candidatos con probabilidades de triunfo. Bandas populares y activistas ondeando banderitas animaban desde las 06H00 locales a los electores en los centros de votación, adonde estaban llamados 3,1 millones de costarricenses para designar al sustituto de Laura Chinchilla, la primera mujer que llegó a la presidencia en la historia de Costa Rica.

Johny Araya, alcalde de San José por más de dos décadas, podría lograr para el Partido Liberación Nacional (PLN), agrupación socialdemócrata que viró a la derecha, el tercer periodo consecutivo. ‘Estamos seguros. Vamos a superar este gran reto de ganar en primera ronda’ apuntó. Sus aspiraciones se ven seriamente amenazadas, según los sondeos, por el diputado y ecologista de 36 años José María Villalta, de la agrupación Frente Amplio (FA) que por primera vez le da a la izquierda opción de triunfo en la conservadora Costa Rica.

A Villalta y Araya les seguían de cerca el historiador Luis Guillermo Solís, de 55 años, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro), y el empresario Otto Guevara (53), del Movimiento Libertario (ML, derecha).

Los indecisos y la atomización de preferencias presagian una segunda ronda el 6 de abril, si ninguno de los candidatos alcanza el 40% de los votos.

CORRUPCIÓN Y COMUNISMO

Considerado su gobierno el más impopular de los últimos 20 años, Chinchilla deja al país con un abultado déficit fiscal del 5,4%, una deuda pública del 50% del Producto Interno Bruto (PIB) y el nada honroso primer lugar en América Latina en crecimiento de la desigualdad en 2013. Sin mucho éxito, Araya trató de distanciarse de las críticas contra Chinchilla, reconociendo errores y prometiendo, con sus antecedentes de alcalde ejecutivo, polos de desarrollo para reactivar la economía y reducir la pobreza, estancada en el 20% desde hace dos décadas. La lucha anticorrupción y un desarrollo con equidad social son la oferta de su principal adversario, un joven abogado que subió como la espuma encarnando un voto ‘protesta’ contra el gobierno de Chinchilla, sacudido por escándalos de corrupción, y las políticas neoliberales aplicadas en los últimos 30 años, sobre todo por el PLN. En esa polarización, ya en la recta final, Solís experimentó un ascenso como una opción de centro, lo cual ha hecho impredecibles los resultados que serían informados a las 8:00 de la noche, hora ‘tica’.