Temas Especiales

28 de Nov de 2020

América

La lucha seguirá en las calles

CARACAS. Miles de venezolanos regresaron ayer a las calles para protestar contra el Gobierno por los problemas económicos y de seguridad...

CARACAS. Miles de venezolanos regresaron ayer a las calles para protestar contra el Gobierno por los problemas económicos y de seguridad, mientras que Leopoldo López, uno de los líderes opositories, prepara una marcha desde la clandestinidad que amenaza con caldear las manifestaciones que ya han dejado tres muertos y cientos de heridos.

López, que enfrenta una orden de arresto después de haber sido señalado por el presidente socialista Nicolás Maduro como el responsable del derramamiento de sangre, prometió entregarse a las autoridades hoy. ‘Si hay alguna decisión de, ilegalmente meterme preso, pues allí estaré para asumir esa decisión y esa persecución infame por parte del Estado’, había manifestado López.

En Caracas, las vías principales estaban bloqueadas generando más congestión en el ya caótico tráfico.

Además, los manifestantes afirmaron que no se irán a casa hasta que Maduro renuncie. Pero no había señales de que eso pudiera ocurrir. ‘Las divisiones en la oposición así como la todavía alta popularidad de Maduro hacen improbable que las protestas opositoras sean capaces de desafiar la estabilidad del gobierno’, dijo el banco de inversión Merril Lynch a clientes.

Por otro lado, cientos de personas también habían planeado marchar hasta la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y protestar allí por la censura a los medios de comunicación. Pero faltando una calle para llegar al edificio fueron detenidos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en la esquina de las avenidas Orinoco con Veracruz.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro advirtió que no permitirá más protestas en Caracas. ‘Llueva, truene o relampaguee, el fascismo no vuelve a entrar a Caracas, ciudad que hemos declarado territorio libre de fascismo’, dijo el domingo en cadena nacional.

EEUU, EL ‘GRAN ENEMIGO’

Los disturbios despertaron preocupaciones en el continente, tanto de aliados de Venezuela como de su rival ideológico, Estados Unidos.

El Departamento de Estado estadounidense dijo estar preocupado por la tensión que reina en las protestas.

Maduro aseguró que Washington confabula con la oposición para derrocarlo. Por eso ayer dio 48 horas a tres funcionarios de la embajada estadounidense para que abandonen Caracas.

‘Estos funcionarios están obligados a retirarse de la patria soberana e independiente de Venezuela en las próximas 48 horas, por estar activamente participando de la organización y la promoción de estos grupos que intentan generar la violencia en nuestro país’, dijo el canciller Elías Jaua.

Los expulsados son los segundos secretarios con funciones de vicecónsul Breann Marie McCusker y Jeffrey Elsen y el segundo secretario Kristopher Clark, detalló.

Jaua argumentó que los funcionarios recorrieron las universidades con el pretexto de promover programas para el otorgamiento de visas a estudiantes.

‘En el fondo es la cubierta para realizar los contactos con los dirigentes que captan para el entrenamiento, el financiamiento y para la creación de organizaciones juveniles mediante las cuales se genera la violencia’, agregó.

Por su parte, el gobierno de EEUU de ‘falsas y sin sustento’ las acusaciones de Venezuela. ‘Apoyamos la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales --incluida la libertad de expresión y el derecho de reunión-- en Venezuela y en todos los países del mundo. Pero como hemos dicho siempre, le corresponde al pueblo venezolano decidir el futuro político de Venezuela’, dijo la portavoz del departamento de Estado, Jen Psaki.