Temas Especiales

20 de May de 2022

América

Imagen de la virgen María llora en víspera de la  navidad en Uruguay

La escultura  de la virgen María  Reina de la Paz solo tiene cuatro meses de haber sido traída desde Italia a Montevideo.

De la escultura, ubicada en "el jardín de la virgen" de una iglesia que se halla en una de las avenidas más largas de la capital uruguaya, han saltado en las últimas tres semanas y "con cierta frecuencia", varias gotas que algunos fieles y curiosos han interpretado como un "fenómeno sobrenatural".

Así lo apuntó a Efe el sacerdote encargado de la parroquia, Sebastián Pinazzo. "Sobre la imagen ha aparecido un líquido que desde el punto de vista técnico tendrá que ser analizado", afirma.

El boca a boca de los habituales del templo y la red social "Whatsapp" puso el resto para que en los últimos días esta virgen María de 1,80 metros de alto, hecha con resina y fibra de vidrio y vestida de blanco y azul haya atraído a un particular peregrinaje dispuesto a contemplar con sus propios ojos el milagroso hallazgo.

"Yo he visto llorar a la madre de Dios desde el 4 de diciembre de este 2014", relata convencida Ana María, una feligresa habitual de la parroquia para quien no se hacen necesarios análisis científicos. "Yo lo he visto llorar y eso me basta", recalca.

La imagen, una réplica de la virgen de la localidad de Medjugorje, en Bosnia y Herzegovina, donde se dice se aparece desde hace tres décadas y se le atribuyen diferentes milagros, fue elaborada y decorada a mano por una familia de tradición artesana en Rímini (Italia).

Ana María, que asegura que no fue la única en contemplar el llanto, plasmó con fotografías las lágrimas que recalca vio primero salir por el ojo derecho y luego por los dos.

"Vine un día común y corriente y lo vi y por prudencia no dije nada, pero después mucha gente", añade.

El hecho no es inédito en este país, laico por Constitución y tradicionalmente agnóstico, aunque mayoritariamente cristiano entre los creyentes, ya que en el año 2.000 varios fieles dijeron haber visto brotar lágrimas de los ojos de una virgen María en la ciudad uruguaya de Rosario.

"Yo lo que veo que le sale del ojo es como la huella que dejan las lágrimas y le llega hasta el mentón. Es como un reguero de lágrima, pero no se ve líquido", apunta por su parte una de las curiosas visitantes del jardín parroquial atraídas por la noticia.

Así, Rosario Bianco, una experta en patrimonio religioso, afirma a Efe que aunque se tilda a Uruguay de ser un país que laico, realmente hay "muchísimos católicos y creyentes" y mucha fe en otras muchas religiones.

Entre los peregrinos que llegan a venerar a la virgen, hay quien se aventura a opinar sobre las razones por las que la Reina de la Paz pueda haber desprendido uno o varios sollozos.