Temas Especiales

31 de Ene de 2023

América

América Latina termina el año en suspenso

La desaparición de los 43 estudiantes es la bandera del ‘infierno’ en el estado mexicano de Guerrero

América Latina ha sido siempre una región suspendida en el tiempo. Siguiendo la tradición de los tiempos imprecisos de los mayas, aztecas e incas, aún hoy a muchas noticias les pasa lo mismo. Así ha ocurrido con cinco sucesos que marcaron el año 2014.

La primera, el caso de Ayotzinapa, que destapó el ‘infierno’ en México; la segunda, aunque de naturaleza muy distinta, fue los fondos buitre, la expresión más salvaje del capitalismo especulativo contra Argentina; en tercer lugar, la corrupción brasileña entre la pasión política y el dinero de Petrobras, una gigantesca corrupción que podría acabar con Dilma Rousseff. La cuarta noticia es que la paz en Colombia sobrevivió el 2014 y podría ser la noticia del 2015; y, por último, Venezuela y su crisis, que finaliza el año entre sanciones económicas, colapso de precios y enredos chavistas.

La desaparición de los 43 estudiantes es la bandera del ‘infierno’ en el estado mexicano de Guerrero. La historia durará hasta que a Enrique Peña Nieto se le acaben las excusas y al pueblo mexicano, la paciencia. Por su parte, los fondos buitre dejaron otra marca en Argentina pero que podría engullirse a una nación entera si no hubieran resistido (como lo hicieron) los argentinos. Quedó patente el peligro de aceptar la extraterritorialidad de los poderes extremos ocultos en jurisdicciones extranjeras. El guión tiene de todo y habrá una segunda parte.

Petrobras, la gigante petrolera latinoamericana, única en sus reservas y con tecnologías futuristas en la extracción del crudo en aguas profundas, está a punto de hundir el liderazgo de Dilma Rousseff.

En Colombia las negociaciones por la paz son un delirio, una pesadilla o un sueño, según quién defienda qué cosa. Venezuela ha ‘sobrevivido’ su peor año. Es y seguirá siendo una encrucijada.

En América Latina estas noticias, como otras que surgirán seguramente en el 2015, tienen el sello de lo que suele ser su historia, una peligrosa mezcla de corrupción, violencia, intervenciones extranjeras, poder y lágrimas.