Temas Especiales

26 de Oct de 2020

América

11 heridos durante desalojo a invasores de edificio en Río de Janeiro

Los incidentes se registraron cuando la Policía intentó cumplir la orden de desalojo determinada por la Justicia

Tres personas fueron detenidas y once quedaron heridas hoy en Río de Janeiro durante el desalojo de un grupo de familias que había invadido un edificio, propiedad del club de fútbol Flamengo y que había sido arrendada al otrora hombre más rico de Brasil, Eike Batista, informaron fuentes oficiales.

Los incidentes se registraron cuando la Policía intentó cumplir la orden de desalojo determinada por la Justicia para retirar a varios integrantes de un grupo de Sin Techo que ocuparon la edificación hace una semana.

El edificio Hilton Santos, ubicado frente a la playa de Flamengo y que pertenece al popular club de fútbol Flamengo, está desocupado desde que el Grupo EBX, el conglomerado de Eike Batista, declaró la bancarrota de algunas de sus empresas.

El empresario, que llegó a ser considerado el octavo hombre más rico del mundo antes de los problemas financieros que se extendieron a casi todas sus compañías, había arrendado la edificación para convertirla en un hotel pero no llegó a iniciar las obras.

Pese a que los invasores aceptaron inicialmente un acuerdo para abandonar pacíficamente el edificio y comenzaron a evacuarlo, la Policía tuvo que ingresar repentinamente tras constatar que algunos de los ocupantes le habían prendido fuego a colchones y muebles dentro de la construcción.

La aparición de llamas en algunas de las ventanas generó pánico entre los que se apresuraban a salir y dio inicio a una correría en las inmediaciones y a protestas de grupos que ya estaban fuera del edificio, que la Policía reprimió con gases lacrimógenos.

Los incidentes terminaron con el arresto de dos de los manifestantes y de un uniformado acusado de haberle disparado chorros de gas a un niño.

Los bomberos consiguieron contener rápidamente los focos de fuego y la policía rodeó la edificación tras haber sido totalmente evacuada para evitar una nueva invasión.

Once personas fueron trasladadas a hospitales públicos tras el incidente por heridas o principios de intoxicación, pero ninguno de los casos era de gravedad.

Igualmente fue trasladada a un hospital una mujer que estaba entre los invasores y que dio a luz en la madrugada de este martes.