Temas Especiales

10 de Apr de 2020

América

Estudiantes chilenos marchan por cambios a la educación

La movilización se realiza luego de que los profesores rechazaran el proyecto de ley de carrera docente planteado por las autoridades.

Una multitudinaria marcha protagonizan hoy estudiantes chilenos, junto a profesores y trabajadores de la educación, en demanda de cambios significativos a los proyectos de reforma a la enseñanza que impulsa el gobierno de Michelle Bachelet.

Pasadas las 11.00 horas local (14.00 GMT) los manifestantes se reunieron en la céntrica Plaza Italia de Santiago para desplazarse por la Alameda, la principal avenida de la capital chilena, portando banderas y pancartas con sus exigencias.

La movilización se realiza luego de que los profesores rechazaran el proyecto de ley de carrera docente planteado por las autoridades y a poco días de que Bachelet dé su cuenta pública ante el Congreso el 21 de mayo, plazo en el que debiera presentarse la nueva iniciativa de educación pública que retira la tutoría de los colegios desde los municipios.

"Nos preocupa el incumplimiento de los plazos que el propio gobierno se impone", dijo la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Valentina Saavedra, aludiendo a que aún no se ha iniciado el trámite de proyectos relevantes como la desmunicipalización y la gratuidad en las universidades.

Los estudiantes acusan al gobierno y, en particular al ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, de no haber escuchado las demandas de los actores sociales.

"A pesar de las diferencias que podamos tener, necesitamos que el ministro Eyzaguirre cambie su actitud", señaló Ricardo Sande, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc).

"En esta discusión todos los actores hemos presentado nuestras propuestas y argumentos, salvo el Ministerio. Por eso, las reformas de este gobierno han avanzado sin el apoyo de nadie, porque generan discusión para, al final del día, ser ellos mismos los que deciden", agregó.

La reforma a la educación es una de las principales promesas de campaña de la presidenta Bachelet y se centra en mejorar su calidad, eliminar la selección de alumnos y garantizar la gratuidad en todos sus niveles.

Durante el primer año de mandato se aprobaron los proyectos que ponen fin al lucro, a la selección y al copago en los establecimientos que reciben subvenciones del Estado.

Sin embargo, por delante vienen las iniciativas más controvertidas que son los que pretenden devolver la administración de los colegios públicos que actualmente está en manos de los municipios al Estado; y un sistema de gratuidad progresiva en la enseñanza universitaria.

El gobierno enfrenta esos desafíos en momentos en que la popularidad de Bachelet a caído a cerca de un 30 % y cuando la mandataria acaba de realizar un profundo cambio de gabinete, en medio de escándalos de corrupción.