Temas Especiales

01 de Apr de 2020

América

Cuba y EE.UU., un año tras la normalización

Ahora, EE.UU. se muestra dispuesto a realizar cambios en su política migratoria respecto a Cuba

Cuba y EE.UU., un año tras la normalización
La secretaria de Estado adjunta en funciones de EE.UU. para Latinoamérica, Mari Carmen Aponte.

Ha pasado un año desde el restablecimiento formal de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos (EE.UU.) y Cuba, tras la cual Washington ha considerado que es ‘posible' cambiar su política migratoria hacia la isla caribeña en un futuro.

El 20 de julio del 2015, Cuba abre su Embajada en Washington, en una ceremonia encabezada por el canciller, Bruno Rodríguez, con lo que se restableció oficialmente las relaciones diplomáticas.

El mes siguiente, el 14 de agosto de 2015, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, preside la ceremonia del izado de la bandera en la Embajada estadounidense en La Habana.

Desde entonces ambos países han organizado comisiones bilaterales, sendas visitas y discusiones sobre las compensaciones económicas mutuas por las nacionalizaciones tras el triunfo de la Revolución cubana y los efectos derivados del embargo económico de EE.UU. sobre Cuba.

En dos ocasiones el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al congreso levantar el embargo económico (el 17 de diciembre de 2015 y el 12 de enero de 2016). No obstante, dado que el Congreso está dominado por los republicanos, está puerta se ha mantenido cerrada.

Obama también llegó a visitar la isla entre el 20 y 22 de marzo como parte de esta nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

No obstante, hubo avances, como el restablecimiento del servicio de correo postal directo entre ambos países.

Además, ya se permite el uso de dólares a los cubanos e instituciones financieras de la isla para ciertas transacciones en EE.UU. y se autoriza realizar viajes individuales a Cuba con fines educativos.

También, las aerolíneas estadounidenses recibieron autorización para realizar vuelos regulares a partir del otoño desde ciudades estadounidenses con destino a aeropuertos cubanos, informa la agencia Efe .

Ahora, EE.UU. se muestra dispuesto a realizar cambios en su política migratoria respecto a Cuba.

Desde que comenzó el proceso de normalización con EE.UU., el Gobierno de Cuba ha pedido reiteradamente el fin de la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y la política de ‘pies secos-pies mojados'.

Esas medidas establecen que los cubanos que llegan a suelo estadounidense pueden quedarse y solicitar la residencia permanente un año después, mientras que los interceptados en el mar son devueltos a su país.

El Congreso estadounidense es el único que puede derogar la Ley de Ajuste Cubano y también tendría la última palabra en cuanto a la política de ‘pies secos-pies mojados', convertida en enmienda en 1995.

La secretaria de Estado adjunta en funciones de EE.UU. para Latinoamérica, Mari Carmen Aponte subrayó, no obstante, que por ahora ‘no se contemplan cambios' en esa política migratoria.

Pero, a medida que se den avances en la política de ‘derechos humanos' de Cuba, Aponte considera que elConghreso respondería de manera positiva.

==========

RELACIONES

El exilio cubano en Miami no ve avances

Dirigentes de organizaciones del exilio cubano en Miami aseguraron que el pueblo de Cuba está igual o peor que antes del restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos.

Representantes de las distintas corrientes del exilio dijeron que en el primer aniversario de la reapertura de las embajadas en La Habana y Washington los cubanos siguen sufriendo penurias económicas y represión y están tan ‘desesperanzados' acerca del futuro como lo estaban antes del 20 de julio de 2015.

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) informó de que la llegada de cubanos a EE.UU. se ha quintuplicado en los últimos cinco años. De menos de ocho mil durante el año fiscal 2011 se pasó a más de 44 mil en el actual.