Temas Especiales

24 de Nov de 2020

América

Washington recuerda la tragedia del 11-S

Obama recordó a las más de tres mil víctimas mortales que dejaron los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono

Washington recuerda la tragedia del 11-S
Washington recuerda la tragedia del 11-S

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), militares, congresistas y funcionarios de Washington recordaron los atentados del 11 de septiembre de 2001 que golpearon a la ciudad de Nueva York, al Pentágono y sumieron en el pánico el centro de poder estadounidense.

En un mensaje al país el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo a los estadounidenses que para vencer a las organizaciones terroristas no deben ceder al miedo que pretenden infundir con sus actos.

‘Mientras reflexionamos sobre estos últimos 15 años, también es importante recordar lo que no ha cambiado: los valores centrales que nos definen como estadounidenses. La fortaleza que nos sostiene. Después de todo, los terroristas nunca podrán derrotar a Estados Unidos', dijo Obama en su mensaje por radio de los sábados.

‘Su única esperanza es aterrorizarnos hasta que cambiemos nuestra forma de vida. Por esa razón, los estadounidenses nunca cederán ante el miedo. Y es por eso que este fin de semana recordamos el verdadero espíritu del 11 de septiembre', insistió.

Obama recordó a las más de tres mil víctimas mortales que dejaron los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, así como el trabajo de los equipos de socorro y la reconstrucción.

En aquel momento un Boeing 767 de American Airlines se estrelló contra una de las torres gemelas de Nueva York, sede del emblemático centro financiero World Trade Center, donde trabajan alrededor de 50 mil personas

Por otro lado, los empleados del Pentágono se reunieron en el patio central del gigantesco complejo del Departamento de Defensa para conmemorar a los fallecidos en el ataque contra el edificio el 11 de septiembre de 2001.

El impacto del vuelo 77 de American Airlines causó la muerte de 184 personas, la mayor parte empleados del Departamento de Defensa con oficinas en la cara oeste del Pentágono.

El subsecretario de Defensa, Bob Work, recordó el ‘coraje' y ‘espíritu de servicio' de los empleados de Defensa, que pese a perder a compañeros comenzaron inmediatamente a trabajar ante lo que rápidamente quedó claro que era el mayor ataque en territorio estadounidense.