Temas Especiales

30 de Jun de 2022

América

‘Las relaciones pueden mejorar en ambos lados del Estrecho'

José María Liu, jefe de la misión diplomática de Taiwán, reconoce que la diplomacia taiwanesa es ‘difícil'.

Pocos días después de la victoria del ahora presidente de los Estado Unidos, Donald Trump, en un hecho sin precedentes, éste recibió una llamada de la presidenta de Taiwán.

Este hecho cobró gran relevancia política y mediática, al ser el primer contacto a ese nivel, desde la ruptura de relaciones entre los Estados Unidos y República de China (Taiwán), hace más de cuarenta años.

También generó una airada respuesta por parte del gobierno de la República Popular China, sumado a la política económica defendida por Trump respecto al gigante asiático.

Desde la óptica de José María Liu, embajador de Taiwán en Panamá, la llamada de su presidenta tiene connotaciones positivas y representa un paso importante en la mejora de las relaciones con los norteamericanos.

‘Parte de mi formación se la tengo que agradecer al pueblo panameño',

JOSÉ MARÍA (‘CHEMA') LIU

EMBAJADOR DE TAIWÁN

Teniendo en cuenta las enormes asimetrías económicas, políticas y sociales entre Taiwán y la China continental, Liu, que fue jefe de misión en Paraguay antes de llegar a nuestro país, considera que la diplomacia taiwanesa es difícil, pero siempre existen nichos de oportunidad.

‘Los países pequeños deben ser sabios y tratar a los grandes con inteligencia, mientras que los grandes deben tratar a los pequeños con benevolencia', dijo citando el pensamiento filosófico chino.

ANTECEDENTES

A partir de 1971, la Casa Blanca solo reconoce oficialmente como representante de China al gobierno de Pekín, el cual sustituyó al gobierno de la República de China (Taiwán) en su puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, además de empezar a ser reconocido por la gran mayoría de los países del mundo como la ‘representación de China'.

Actualmente, Taiwán es reconocido por 22 Estados en el mundo, entre otros, seis en América Latina: República Dominicana, El Salvador, Haití, Paraguay, Nicaragua y Panamá.

A pesar de la compleja relación entre la isla y el continente, Liu explica que esto no ha impedido que se hayan podido establecer intercambios, entre la China continental y Taiwán.

‘Hemos avanzado en nuestras relaciones, principalmente en el plano comercial y cultural', indicó el diplomático, tras señalar que solo el año pasado visitaron la isla cerca de cuatro millones de personas procedentes de China continental, igual que un número creciente de taiwaneses visita el otro lado del Estrecho de Formosa (o de Taiwán) que separa a los dos paises..

El punto más alto de esta distensión tuvo lugar durante la reunión del 7 de noviembre de 2015 entre el expresidente de Taiwán Ma Ying-jeou y el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, en la ciudad de Singapur. Fue ésta la primera vez que un líder de la isla y otro del continente se encontraban después de 68 años del fin de la Guerra Civil China de 1949.

COOPERACIÓN BILATERAL

Liu, que es embajador en Panamá desde octubre de 2015, apunta que bajo su gestión, su país ha desarrollado una fuerte apuesta para potenciar al máximo las relaciones bilaterales, con amplios programas de cooperación, intercambio y acuerdos para revitalizar los vínculos entre ambos Estados.

El embajador narra que se siente comprometido con Panamá desde muy joven. ‘Yo estudie aquí en el año 1983, con una beca del IFARHU, fui el primer becario taiwanes del gobierno panameño, una parte de mi formación se la tengo que agradecer al pueblo panameño, es por eso que tengo que trabajar mucho aquí', explicó.

Desde 2015, los gobiernos de Panamá y Taiwán, han firmado cuatro instrumentos internacionales en materia de cooperación, el primero en marzo de ese año, en relación al intercambio de información relacionada con el blanqueo de capital y el financiamiento del terrorismo; luego, a inicios de enero del 2016 se estableció un memorándum de entendimiento sobre la cooperación bilateral, el cual permitió establecer un marco legal para ampliar a futuro programas de intercambio en general. El mismo incluyó la donación de 33 camiones recolectores de basura, 45 automóviles de policía, 61 autobuses para escuelas públicas y en gestión están 44 ambulancias, además de apoyos brindados al gobierno panameño para la edificación de los mercados de la ciudad de Boquete, Barú y La Pintada.

El diplomático también destacó el trabajo conjunto con la Dirección General de Prevención de Crimen Juvenil, con la que ha gestionado la construcción de 38 canchas sintéticas en barrios populares.

Liu resalta como logros importantes los resultados de los dos últimos acuerdos rubricados en el año 2016. El primero en materia de cooperación migratoria y prevención de la trata de personas, y el segundo sobre cooperación técnica, este último ha permitido desarrollar programas de asesoría y capacitación en materia de cría de camarones con comunidades en el corregimiento de Rio Hato, así como un proyecto para la reproducción masiva y sostenible de la Flor del Espíritu Santo junto al Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

También figura, en la provincia de Bocas del Toro, un programa de formación y transferencia de tecnología para el combate de una plaga que afecta los cítricos denominada Enfermedad del Dragón Amarillo.

GOBIERNOS LOCALES

Los vínculos también se han extendido a los gobiernos locales. En materia deportiva Taiwan y la Alcaldía de Panamá tiene un acuerdo para el entrenamiento de jóvenes en tenis de mesa por el entrenador olímpico taiwanes Benito Huang, cuyo financiamiento, nos señala el diplomático, es compartido entre el municipio y el gobierno de Taiwán.

En esta misma vía, Liu adelantó que para el mes de febrero llegará una delegación de cirujanos de la isla, para realizar cirugías gratuitas en el hospital San Miguel Arcángel, en el marco de una misión humanitaria. ‘Los mejores cirujanos de Taiwán vendrán a trabajar sin cobrar por ello, nuestra misión diplomática solo financiará el alojamiento y boleto de avión', recalcó.

CULTURA E HISTORIA

Las relaciones entre Panamá y el pueblo chino encuentran sus raíces muchos años antes de la fundación de la República, según los registros históricos la presencia china en tierras istmeñas data de mediados del año 1854, fecha en la que arribó el primer barco a Panamá con personas originarias de ese país, para trabajar en la construcción del ferrocarril transoceánico.

Después de 163 años de esa primera llegada, la comunidad china es parte integral de la sociedad panameña. Su impronta es amplia, la más popular entre la población es sin duda, la variada gastronomía china, narra Liu mientras bromea con el resto de funcionarios de la sede diplomática, ‘cualquier panameño sabe perfectamente que pedir, cuando de comida china hablamos'.

En un fluido español, el diplomático explica la importancia de las costumbres de las comunidades chinas en todas partes del mundo, las que les acompañan a donde van, y en la mayoría de los casos, quedan exitosamente incorporadas a la de los países que les acogen. Una de ellas es la celebración del año nuevo chino, que inicia esta vez el sábado 28 de enero. Mientras que en el calendario occidental, explica Liu, la fiesta tiene lugar a finales del mes de diciembre. En el caso chino, el calendario es lunar y su conteo antecede bastante al occidental. Así el 2017, corresponde el año 4715 que están por celebrar.

‘Las fiestas tradicionales son eventos importantes en la vida de todos los chinos desde su más tierna infancia, muchas (de estas tradiciones) venidas de manera milenaria de viejas leyendas de la antigua China de carácter agrícola hasta nuestros días (…) y, a pesar del tiempo, las costumbres han mantenido su esencia'. El embajador agrega que de la misma manera como la comunidad china, mantiene viva sus tradiciones y creencias, igual carga consigo la constancia y sentido del trabajo, en eso, sigue diciendo Liu, ‘los panameños y los chinos tienen un gran parecido, ambos pueblos son trabajadores y dispuestos a superarse'.

JÓVENES Y POLÍTICA

Hoy se encuentra al frente del ejecutivo de la isla, la presidenta Tsai Ing-wen, miembro del Partido Democrático Progresista, agrupación política que reivindica el ‘nacionalismo taiwanés', aunque después de asumir el cargo, Tsai se ha distanciado de sus predecesores en el partido. Según Liu, la mandataria siempre ha querido mantener el ‘status quo'.

Explica el embajador Liu, que el sentido de pertenencia taiwanés, está más arraigado en las nuevas generaciones, que sienten una mayor distancia de aquellos vínculos con sus ‘hermanos' del continente. ‘Es algo natural, que los jóvenes se sientan más taiwaneses, ellos crecieron en Taiwán y muchos han perdido relación alguna de tipo familiar o personal con el continente.'

‘Actualmente en Taiwán hay cerca de 30 mil jóvenes de la china continental y también hay taiwaneses en el continente (...). Hablamos el mismo idioma y vivimos en un mundo globalizado, poco a poco podrá haber más intercambios', apostilló Liu.

A pesar de esto y de la compleja situación geopolítica que se cierne sobre ambos lados del Estrecho, el embajador Liu mira con optimismo el futuro, señalando que a pesar de las diferencias, no tiene duda de que las relaciones pueden mejorar.