24 de Feb de 2020

América

Gobierno venezolano pide suspender sesión de la OEA

Sostiene que una facción minoritaria de países fomentan a lo interno de la OEA, un ambiente internacional pernicioso contra su democracia

Gobierno venezolano pide suspender sesión de la OEA
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Repúbica Bolivariana de Venezuela solicitó a la presidencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), la suspensión de la sesión convocada para mañana martes, 28 de marzo, tras considerar el gobierno del presidente Nicolás Maduro que ello vulnera las normas de la organización, toda vez que su convocatoria la ha hecho un grupo de países sin el consentimiento del gobierno venezolano.

Un comunicado emitido a través de  su Embajada asegura que en estos momentos hay en curso un acoso contra la República Bolivariana de Venezuela dirigido por los Estados Unidos, a través del titular de la Secretaría de la OEA, Luis Almagro, y un grupo minoritario de países que fomentan "un ambiente internacional pernicioso" sobre la vida democrática de Venezuela, lo que pretenden socavar su soberanía e independencia.

Venezuela, agrega el documento, alerta sobre las "graves consecuencias y peligros que se ciernen sobre la vigorosa democracia venezolana y su exitoso modelo de derechos humanos", dirigidos desde la OEA contra su sistema constitucional.

En cuanto a los efectos de esa maquinación, el comunicado señala que desestabilizar Venezuela tendrá efectos más allá de sus fronteras y "pesará fuertemente sobre la vida regional y el futuro histórico de la Patria Grande".

Sostiene el comunicado indicando que Venezuela rechaza categóricamente el plan intervencionista que una facción minoritaria de países dentro de la OEA pretende acometer en su contra, y repudia el "desmedido e ilícito" comportamiento del secretario general Almagro, a través de sus "criminales acciones" contra los poderes públicos del Estado venezolano.

Una advertencia final que incluye es que de persistir esta ilegal, unilateral, desviada y parcializada actuación a favor de los extremistas violentos en Venezuela, el gobierno del presidente Maduro procederá con severidad y firmeza, a través de los medios diplomáticos, de los instrumentos del derecho internacional y conforme al orden constitucional venezolano.