Temas Especiales

13 de Jul de 2020

América

OEA rechaza discutir sobre crisis política en Brasil

El organismo regional reunido hoy para tratar la situación venezolana evitó tratar las protestas en Brasil, que exigen la renuncia de Michel Temer

El embajador de Ecuador en la OEA, Marco Vinicio Albuja, no logró hoy que la organización aborde la crisis política de Brasil como la de Venezuela, porque ocho Estados rechazaron debatir ese asunto y el resto mantuvieron silencio.

Albuja dijo que "desde hace algunos días hay noticias muy graves respecto a la situación en Brasil" y que las "afectaciones de carácter regional" de esa crisis le "obligan a solicitar" a la misión brasileña información sobre "en qué momento está la política" del país, de acuerdo a reportes de la agencia EFE.

El presidente brasileño, Michel Temer, está bajo fuego cruzado desde la semana pasada por unas confesiones de directivos del grupo cárnico JBS que le implican directamente en hechos de presunta corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

A esto se suma la perdida de apoyos por parte de aliados politicas e incluso dentro de su propio colectivo, el Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), uno de los más antiguos del pais, fundado a finales de los años 70's cuando Brasil vivia un régimen militar.

RESPUESTA DE BRASIL

Ante la petición de Ecuador, el embajador brasileño, José Luiz Machado, respondió que "el tema está en el sistema judicial", defendió que en Brasil se siguen respetando "las libertades y la democracia".

Ocho naciones -Canadá, Colombia, EE.UU., Argentina, Chile, México, Paraguay y Uruguay- expresaron su rechazo a que Ecuador incorporara el tema de Brasil al Consejo Permanente de la OEA.

La misión de Paraguay consideró que en Brasil "las instituciones democráticas sí funcionan y que el principio de separación de poderes es observado", país donde a finales del marzo pasado, también se dieron incidentes de violencia política, que terminaron con el incendio del Congreso del país luego de manifestaciones en contra de la posible reeleción del actual presidente paraguayo Horacio Cartes.

La delegación de México destacó que, con su explicación en la OEA, Brasil dio "un ejemplo de apertura democrática y seriedad", alabó la "fortaleza de las instituciones brasileñas".

La misión de Chile consideró "sorprendente e incómodo" el "tener que abordar este tema" en el Consejo porque "esta instancia no tiene competencia alguna para abordar una situación de política interna que es desafiante, pero expresión elocuente de lo que son los debates típicos de una democracia".

La representación de Argentina afirmó que "la democracia brasileña y sus instituciones no están en peligro para nada".

La misión de EE.UU. apuntó, por su parte, que "la corrupción es una prueba muy seria para muchos países" y que la crisis actual en Brasil "es una materia que podemos dejar a las instituciones brasileñas".

La representación de Canadá expresó su "confianza en las instituciones democráticas de Brasil" y en que el Estado "manejará esta prueba con la madurez política que esperamos de ellos".

La misión de Colombia agradeció "el ejemplo y la disposición" de Machado para explicar la situación y anotó que "las instituciones (brasileñas) están haciendo su tarea".

Estas ocho naciones son del grupo de países que impulsó la reunión de consulta de cancilleres sobre Venezuela, una convocatoria contra la que Ecuador votó este 26 de abril junto a nueve Estados.

PAISES DE PRIMERA Y DE SEGUNDA

Rechazada la propuesta, el embajador ecuatoriano dijo al final que había cumplido su "objetivo" porque las ocho delegaciones que intervinieron habían afirmado "cosas muy interesantes" que "habría que cumplir siempre", sin precisar al respecto.

"Si vamos a hablar de un problema, vamos a hablar de todos, y de todos los problemas serios, no puede haber países de primera y de segunda", sostuvo Albuja al defender su idea de abordar la crisis política de Brasil del mismo modo que se debate la de Venezuela.

La OEA continúa estos días los preparativos de la reunión de cancilleres sobre Venezuela del día 31 de mayo, que podría quedar "abierta", es decir, continuar en sesiones posteriores.

No se espera que Venezuela acuda a esa reunión, ya que a partir de su convocatoria solicitó la salida de la OEA -que no será efectiva hasta 2019- y no acude a las actividades del organismo.

MILITARIZACIÓN DE BRASILIA

Luego de los incidentes de violencia, el presidente brasileño,  revocó hoy un polémico decreto mediante el cual encomendó a las Fuerzas Armadas la seguridad en las calles de Brasilia, después de unas masivas protestas que exigían su renuncia.

La revocación del decreto dictado este miércoles fue publicada en el Diario Oficial y explica que una vez "cesados los actos de depredación y de violencia, con el consecuente restablecimiento de la ley y el orden", la presencia de las tropas en las calles ya no es necesaria.

La decisión de enviar al Ejército a las calles de Brasilia fue tomada el miércoles tras una manifestación convocada por sindicatos que derivó en actos de violencia en la Explanada de los Ministerios, avenida que concentra todos los edificios del poder público.

El ministro de Defensa, Raúl Jungmann justificó la medidad al señalar que el Gobierno hará todo lo "necesario" para que se mantenga la "paz", pues "no hay democracia sin orden", y señaló que la premisa del Ejecutivo es "dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada".