La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Presencia económica China en la Región LAC

China es la economía emergente que continúa creando estrechas relaciones con países en desarrollo. Por su posición geográfica e infraestructura, Panamá no podía pasar por alto

En períodos recientes la economía mundial ha reportado escenarios más favorables desde la crisis financiera de 2008, sin embargo, los organismos internacionales hacen énfasis en la importancia de continuidad de reformas.

Las cifras reportadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Davos, Suiza (2018), indican que las proyecciones de crecimiento económico mundial 2018-2019 registran una aceleración del 3.9%.

Para el período 2017, se reporta un crecimiento mundial del 2.9%, cifra 0.6 décimas por arriba del 2016. Según datos publicados por la Comisión Económica de América Latina y El Caribe (CEPAL), el crecimiento positivo se debe tanto al aporte de las economías emergentes como al de las avanzadas. Ambas reportan un crecimiento de aproximadamente 0.5 décimas por arriba del período 2016, sin embargo, se espera que las economías emergentes crezcan más que las avanzadas como resultado del dinamismo que en la actualidad estas proyectan. Tenemos a China, economía emergente que continúa creando estrechas relaciones con países en desarrollo versus otras economías avanzadas cuyo dinamismo ha disminuido eventualmente.

Entre las actividades que favorecen el crecimiento mundial para el último período se incluye el aporte del comercio internacional, el cual reporta resultados favorables relacionados con el aumento promedio del 13% de los precios de materias primas como productos energéticos, metales y minerales. Para finales del período 2015 y durante el 2016, el comercio internacional se reduce hasta un 1.7% en mayor parte como consecuencia de la baja de precios de materia prima, resultado de la gran oferta mundial y la desaceleración de la demanda de estos productos por parte de economías emergentes.

En el último período la región Latinoamericana y El Caribe (LAC) ha mostrado recuperación en cuanto al crecimiento, a pesar de la contracción registrada en los últimos cinco años. La CEPAL evidencia una tasa de crecimiento estimada del PIB LAC de 2.2% para el 2018 versus la reportada en el 2017 de 1.3%.

Ligado a este crecimiento potencial, debemos considerar el creciente interés y presencia en LAC de la segunda economía más grande del mundo. China, más que un socio comercial, ha sido señalado como el mayor inversionista y proveedor de financiamientos de la región. Además, se describe como un modelo a seguir en cuanto a reformas económicas. A pesar de que su crecimiento económico se ha contraído en los últimos períodos como resultado de un proceso de normalización de crecimiento y desarrollo sostenible, continúa siendo estable y sólida gracias a los 40 años de reformas aplicadas a su economía en general. Entre las reformas destacan el establecimiento de una economía abierta (1978), la reapertura del Mercado de Valores de Shanghái y la aceptación de China como miembro de la Organización Internacional de Comercio (OIC). Según cifras publicadas en el 2016, China aporta el 15% del PIB mundial, 22.5% del PIB industrial y reporta un PIB de 11.199.145 millones. Además, es el mayor productor agrícola del mundo con un 30% del valor agregado agrícola mundial. Con la activa participación de China en los mercados internacionales y su dinamismo en la continua aplicación de reformas, se espera que eventualmente este país logre incrementar su Ingreso Neto per Capita y se posicione como una economía de Ingreso Alto.

FICHA

La autora desenvuelve su carrera en la consultoría financiera.

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro.

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

Las relaciones comerciales entre China y LAC se hacen más notorias a partir del 2005, año en el que se firma el primer Tratado de Libre Comercio (TLC) de la región entre China y Chile. Seguido por la firma del TLC entre China-Perú (2009) y el TLC entre China-Costa Rica (2010). Para Chile y Perú, China se ha convertido en su principal socio comercial según el perfil de ambas economías presentado por la OIC (2016). El 28.5% de las exportaciones de Chile y el 23.5% de las exportaciones de Perú tienen como destino China. Entre los principales productos chilenos y peruanos exportados sobresalen los minerales como el cobre. Perú también exporta en gran parte hierro, plomo y zinc. Otros países LAC con los cuales China mantiene relaciones son Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador y ahora Panamá, que por su posición geográfica e infraestructura en cuanto a transportes y servicios ofrece características que China como inversionista y en busca de expansión de sus actividades no pasaría por alto. China actualmente administra puertos importantes en otros países de la región como Ecuador, Argentina, Bahamas. Estas adquisiciones apuntan a una estrategia de creación de ruta para el transporte de mercancías hacia la potencia asiática.

Es tal la relación comercial y la presencia de la economía china en la región que se han creado los Foros CELAC-China de los cuales se emite el informe denominado ‘Explorando los espacios de cooperación entre América Latina y el Caribe y China'. En la primera reunión CELAC-China (2015) se especifican las metas cuantitativas en cuanto al comercio, inversión extranjera directa y financiamientos. Se determina que para el año 2025 se debe de lograr $500,000 millones en intercambios comerciales y $250,000 millones en concepto de inversión extranjera directa enfocadas en sectores como minería, telecomunicación, transporte y energía renovable. Al 2017 se reporta un valor aproximado de $266,000 millones con relación al comercio, monto que representa el 45% de la meta a 7 años del horizonte de tiempo planteado. En cuanto a las inversiones, se reporta $115.000 millones (46%) ejecutados en proyectos de inversión.

China también ha ganado presencia económica por medio de los financiamientos otorgados a diversas economías LAC. En la última década (2005-2016), China ha proporcionado un monto de $141.000 millones por medio de El Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China. Aproximadamente 14 países de LAC han contraído obligaciones financieras, incluyendo Venezuela como el mayor receptor de fondos ($62,200 millones), seguido por Brasil ($36,800 millones), Ecuador ($17, 400 millones) y luego Argentina ($15,300 millones). Entre los cuatro países se ha distribuido el 93% de los fondos otorgados por China a LAC.

El contar con la segunda economía más grande del mundo, luego de Estados Unidos, como uno de los principales socios comerciales, inversionista y proveedor de financiamientos de la región, es reconocido como una oportunidad para las principales economías LAC en cuanto a desarrollo y crecimiento económico. Así lo expresa La CEPAL en su reciente reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Por otro lado, hay quienes consideran que las relaciones entre la potencia asiática y LAC deberían ser manejadas con prudencia. Según informe de Reuters (2 febrero 2018), el Secretario de Estado de Estados Unidos Rex Tillerson, en un discurso en la Universidad de Texas (Austin), hizo énfasis en que se está observando una excesiva confianza por parte de LAC y sus relaciones económicas con China.

Otros también cuestionan qué tan claros están los países LAC sobre los beneficios y riesgos que implican las relaciones con la potencia asiática. Y es que a pesar de los observados resultados positivos en cuanto a relaciones comerciales y el apoyo de China a la fecha, existe incertidumbre sobre la aceptación de ayuda inmediata para el desarrollo y crecimiento de la región y la evaluación de los compromisos adquiridos a largo plazo con dicha potencia. Se podría describir potenciales conflictos de selección adversa en las relaciones económicas y la alta exposición a riesgos económicos asociados con las decisiones de China y su impacto en las principales economías de la LAC. Actualmente, China posee una deuda de más de 250% de su PIB, la cual ha pesar de ser en mayor parte financiamiento interno, impone incertidumbre en cuanto a su estabilidad económica.