La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

América

Exasesor de Trump califica de "borracha" a fallecida exprimera dama Barbara Bush

Como una "desagradable borracha", se refirió Roger Stone, ex estratega del presidente de Estados Unidos, Donald Trump

Barbara Bush  fue esposa del expresidente estadounidense George H.W. Bush, líder que gobernó entre el año 1989-1993 y bajo su gestión tuvo lugar la Invasión a Panamá y la Guerra del Golfo.

Roger Stone, estratega republicano y asesor durante años del presidente de EE.UU., Donald Trump, insultó por internet a la exprimera dama Barbara Bush, fallecida el martes pasado en Houston, al señalar que era una "desagradable borracha".

"Barbara Bush bebía tanto que si la creman, su cuerpo ardería por tres días", escribió en su cuenta de Instagram el mismo día de la muerte de la esposa del expresidente George H.W. Bush (1989-1993).

El comentario ha provocado hoy la reacción del Partido Republicano del condado de Okaloosa (Florida), que desistió de una invitación que le había hecho a Stone para su cena anual al rechazar sus "despectivos" comentarios.

Esta organización "rechaza de forma contundente estas declaraciones y hemos tomado la decisión de poner fin nuestro contrato con el señor Stone para nuestra Cena del Día de Lincoln- Reagan", expresó Mark Franks, directivo de OCREC.

"Pensé que sería entretenido (invitarlo), pero para mí esto pasó de la raya", aseguró.

En ese mismo sentido se pronunció en su cuenta de Twitter el congresista por Florida Matt Gaetz, quien señaló que Stone no ha debido insultar a la exprimera dama.

El servicio fúnebre de la exprimera dama Barbara Bush se realizará este sábado en la Iglesia Episcopal de St. Martin en Houston, lugar al que ella y su esposo acudían con regularidad.

El presidente Trump no asistirá al funeral, pero su esposa Melania irá en su nombre.

La Casa Blanca explicó que Trump ha decidido no acudir al funeral para evitar "interrupciones" debido al abultado dispositivo de seguridad que siempre acompaña al mandatario.

La también madre del que fuera mandatario, George W. Bush (2001-2008), padecía desde hace tiempo una obstrucción pulmonar crónica, que afectó su capacidad cardíaca, lo que le había llevado a ser ingresada en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos años.