Panamá,25º

15 de Dec de 2019

América

Gobierno brasileño dice que llegó "al límite" con última oferta a camioneros

El ministro reiteró que la propuesta del Gobierno para reducir los elevados precios del diesel, que provocaron la protesta de los camioneros, le costará al Estado unos 9.500 millones de reales

El ministro de Hacienda de Brasil, Eduardo Guardia, afirmó hoy que el Gobierno ha llegado "al límite" con la última oferta presentada a los camioneros que mantienen una huelga que ha causado un grave desabastecimiento en el país.

"Hemos hecho un brutal esfuerzo" desde el punto de vista fiscal y "llegamos al límite al que podíamos ir", dijo Guardia en una rueda de prensa en la que detalló la nueva oferta del Gobierno, presentada este domingo, para intentar poner fin a una huelga que entró hoy en su octavo día.

El ministro reiteró que la propuesta del Gobierno para reducir los elevados precios del diesel, que provocaron la protesta de los camioneros, le costará al Estado unos 9.500 millones de reales (unos 2.638,9 millones de dólares) este año, para el cual se prevé hasta ahora un ya elevado déficit fiscal.

El paquete ofrecido a los camioneros esta domingo incluye una reducción del precio del diesel en 0,46 reales (unos 0,13 dólares) por los próximos 60 días, con lo que se mejora su oferta anterior, que era una rebaja de 0,23 reales (0,07 dólares) por 30 días y fue rechazada por los sindicatos.

La nueva oferta también propone la eliminación de uno de los impuestos que inciden sobre el combustible y otros beneficios en relación a los peajes que pagan los camiones, lo cual ha sido en principio aceptado por los huelguistas.

Los principales sindicatos de camioneros han instado a todos sus afiliados a acabar con la paralización, pero aún así muchos bloqueos de carreteras se mantenían hoy en prácticamente todo el país.

El paro camionero ha causado un perjuicio aún no precisado a la economía del país y un creciente desabastecimiento de todo tipo de productos.

Desde la semana pasada esa escasez se agudiza día a día y afecta a toda la cadena de consumo y servicios, desde los combustibles y los alimentos hasta los medicamentos, y desde el transporte público hasta la propia seguridad, ya que muchos cuerpos de policía se han visto obligados a limitar la vigilancia por falta de gasolina.

Según Guardia, la "solución" propuesta por el Gobierno en medio de un severo problema fiscal, "es de emergencia, de corto plazo, y para poner fin a una crisis" cuya "gravedad no puede ignorarse".

Admitió, sin embargo, que "obviamente tendrá un impacto" en las cuentas públicas, pero insistió en que se trata de una "crisis" que tiene que ser enfrentada.

Aclaró además que las ofertas presentadas valen "hasta fin de año", pues hasta el momento "no hay nada previsto para 2019", entre otras cosas porque el 1 de enero deberá asumir el Gobierno que resultará de las elecciones previstas para octubre próximo.