Panamá,25º

07 de Dec de 2019

América

Apagones en Venezuela, la realidad de una crisis inducida

La Corporación Eléctrica Nacional, S.A. es la responsable de la producción, distribución y comercialización del servicio eléctrico en el país suramericano. Desde su creación durante el mandato de Hugo Chávez, el rendimiento operacional del sistema ha oscilado entre el desequilibrio y la incertidumbre

Los recurrentes traspiés del sistema eléctrico en Venezuela son más que la crónica de una muerte anunciada. Ni García Márquez podría haber retratado el escenario dantesco de un país que lucha para no adaptarse a respirar en penumbras. Y es que los frecuentes apagones han puesto en jaque el curso natural del día a día, retorciendo el transporte, la salud, la seguridad, la vialidad, las comunicaciones y las garantías que cualquier Gobierno debería salvaguardar, haciendo honor a la dignidad y la vida humana.

Este lunes a las 4:45 p.m. una nueva falla afectó el suministro en varias zonas del este y el oeste de Caracas, así como a 23 estados del país, según reportes del diario El Nacional. Apure, Sucre, Bolívar, Guárico, Carabobo, Aragua, Monagas, Cojedes, Táchira, Zulia, Anzoátegui, Portuguesa, La Guaira, Nueva Esparta, Miranda, Lara, Barinas, Mérida, Yaracuy, Delta Amacuro, Trujillo, Amazonas y Falcón recibieron la abatida de una interrupción eléctrica.

La versión oficial atribuyó el hecho a un ‘ataque electromagnético' con posibles conspiraciones de intención política. Así lo indicó el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, durante una alocución.

‘Los primeros indicios recibidos de la investigación en el bajo Caroní orientan a la existencia de un ataque de carácter electromagnético que buscó afectar el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país', declaró.

El 7 marzo del año en curso, un apagón de más de 100 horas sacudió el territorio en casi su totalidad. Las autoridades atribuyeron el hecho a una falla en el sistema hidroeléctrico del Guri —el mayor generador de este tipo de energía en el país— describiéndolo como una ‘guerra eléctrica' y ‘sabotaje' contra la central de hidroelectricidad.

José Aguilar, consultor internacional en generación y riesgo, explicó a La Estrella de Panamá que el deterioro del sistema eléctrico en Venezuela es de larga data. ‘Esto ha sido algo ex profeso, con muchas paradojas. No se trata de falta de inversión en el sector; en casi dos décadas se le han inyectado más de $100,000 millones'.

A través de un contacto telefónico desde la ciudad de Chicago, Estados Unidos, el ingeniero afirmó que la plataforma que sostiene el sistema eléctrico en la nación petrolera contó con ‘cualquier cantidad de dinero para la infraestructura de un país del tamaño de Venezuela', sin embargo ‘ha habido mucha corrupción y un gran descuido en la planificación del sector, así como desidia al colocar al frente de un sector que es eminentemente técnico, a personajes como fichas políticas', afirmó.

‘Tiempo suficiente hubo para hacer las correcciones. Se han planteado largas promesas, pero los verdaderos logros tangibles del sector eléctrico han quedado cortos', argumentó. ‘Cuando uno evalúa ese contexto, concluye que aquí ha habido otra agenda que le ha quitado la calidad de vida a los venezolanos', remarca.

‘Como todo gira en torno a la electricidad en la modernidad del siglo XXI, al colapsar el sistema eléctrico, la salud, el transporte y otros sectores dejan de funcionar', acotó.

Explicó que ‘se ha creado una gran burocracia y llama poderosamente la atención que luego de haber gastado sumas tan importantes de dinero, Venezuela tenga tan poca luz'.

‘Hubo una gran corrupción eléctrica; muchos de los dineros se desviaron para adquirir equipos inconvenientes o máquinas usadas y con todo lo que se mal invirtió y despilfarró, quedaron deudas y obras inconclusas que ahora, culminar, requerirá un mayor endeudamiento', mencionó.

En septiembre de 1999, el Sistema Eléctrico Venezolano tuvo su primera Ley Eléctrica. El Sector Eléctrico (industrias, usuarios e instituciones) se condujo sin ley durante sus primeros 110 años de existencia.

En 2007, durante el mandato de Hugo Chávez, se concretó el modelo socialista la nacionalización de la industria eléctrica. El Decreto-Ley N° 5330, del 31 de julio de 2007, contentivo de la Ley Orgánica de Reorganización del Sector Eléctrico, unificó bajo el nombre Corporación Eléctrica Nacional, S.A. (Corpoelec) a diferentes empresas que hasta entonces fungían como las encargadas de la producción, distribución y comercialización del servicio eléctrico en el país. Y en 2010, se estableció la Ley Orgánica del Sistema y Servicio Eléctrico reforzando la nacionalización y centralización del sector.

Víctor Poleo, exministro de Energías del gobierno de Chávez, explica en uno de sus artículos (2018) que ‘Corpoelec procedió entonces a engullir la propiedad de todas las empresas eléctricas, públicas y privadas, erigiéndose como monopolio del servicio eléctrico en contravía de la Constitución'.

‘Se ha creado una gran burocracia y llama poderosamente la atención que luego de haber gastado sumas tan importantes de dinero, Venezuela tenga tan poca luz',

JOSÉ AGUILAR

INGENIERO Y CONSULTOR

‘La monstruosidad que hoy es Corpoelec inicia con el engullimiento de las empresas eléctricas estatales Edelca, Cadafe, Enelven-Enelco y de las privadas EDC, Eleval, Seneca, Elebol, ya compradas por Pdvsa en 2007. La creación de Corpoelec en 2009 engatilló una crisis institucional cabalgante sobre la ya existente crisis estructural corporativa desde el 2003'.

Un extrabajador de Edelca, que pidió no ser identificado, mencionó el descalabro ocurrido en Edelca luego de que se concretara su incorporación a Corpoelec.

Aseguró que este proceso supuso aires de corrupción, la caída libre en materia operacional, de recursos e infraestructura, la falta de captación de talento humano idóneo para ocupar cargos técnicos y el mal manejo de presupuesto.

Sobre ello, Aguilar enunció que ‘Corpoelec es una organización disfuncional en la que no existen la rendición de cuentas ni controles que sean efectivos'.

‘La creación de Corpoelec fue uno de los grandes desaciertos; es una organización altamente burocrática y viciada', enfatizó.

‘En Venezuela tenemos hoy 3,171 días seguidos en los cuales se le ha ocultado a la nación la información básica sobre el estatus del sector eléctrico, lo que permite que nos den las excusas que nos dan', recalcó.

Expuso que al Gobierno ‘le queda grande esta crisis. Tiene que ser cambiado. Ese sería el primer gran paso. No se trata de un cambio cualquiera, sino de una transformación política positiva'.

Al respecto del presunto ‘ataque electromagnético', el experto aseveró que ‘en la magia de Hollywood y la ciencia ficción, todo es posible, pero ¿dónde están las evidencias que categóricamente lo demuestran? Es un cuento fantasmagórico'.

Puntualizó que ‘deben mostrar todos los registros de lo sucedido el 7 y el 25 de marzo con esos grandes apagones, ¿por qué engañan y esconden? no son capaces de soportar algún escrutinio, quedarían al desnudo y en ridículo'.

Para Aguilar, las autoridades venezolanas deben explicar el estado de la infraestructura de lo que alguna vez fue un sistema referencial, cuál es el deterioro real y de cuándo ciertas unidades no operan.

Marcos Valverde, profesor de Periodismo en la Universidad Católica Andrés Bello, contó a este medio que con el apagón de este lunes, el cuarto en lo que va de año, ‘Venezuela se quedó a oscuras; no es una figura retórica. Lo vivimos muy de cerca'.

El periodista de diversos medios venezolanos asegura que el sistema eléctrico está ‘colapsado' y lo ocurrido el lunes ‘es el síntoma de la corrupción que hubo entre Derwick Associates y el Gobierno de Venezuela. Es la consecuencia de la politización del sistema eléctrico, de la asignación a dedo y con un carné del partido a individuos para cargos importantes que deberían ser para técnicos especializados en la materia'.

‘El régimen de Chávez borró del mapa a la Electrificación del Caroní, una de las empresas más exitosas del mundo, para instalar este aparato centralista que es Corpoelec',

MARCOS VALVERDE

PERIODISTA

La ‘corrupción y el amiguismo partidista' fueron los detonantes, un escenario en el que, además, el régimen de Chávez ‘borró del mapa a la Electrificación del Caroní, una de las empresas más exitosas del mundo, para instalar este aparato centralista que es Corpoelec y ha terminado en el descalabro del sistema'.

Si bien en la década de los 90 pudo haber incidentes con la prestación del servicio eléctrico, ‘no recuerdo semejante descalabro como el que se vive ahora', reconoció.

En la gente, aseguró, hay momentos de indignación en los que reinan las protestas de calle ‘a pesar de la represión, los asesinatos; de que a un niño le saquen los ojos a perdigonazos, de que alguien reciba un disparo y quede inválido'.

Sin embargo, continúa Valverde, ‘vemos otros momentos de resignación, porque la gente tiene que resolver su día a día, trabajando y buscando lo que no tienes. Son picos en la conflictividad social, con mucho descontento'.

Desde 2013, el gobierno de Maduro, desconocido por más de 50 países, creó diferentes zonas militares de seguridad en todas las subestaciones eléctricas del país.