Temas Especiales

05 de Aug de 2020

América

Cadena perpetua para 2 policías argentinos por crímenes durante la dictadura

La sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 6 de Buenos Aires hace referencia a dos causas por delitos de lesa humanidad

En la imagen, el exagente civil de inteligencia del Ejército de Argentina Raúl Guglielminetti (c).
En la imagen, el exagente civil de inteligencia del Ejército de Argentina Raúl Guglielminetti (c).Leo La Valle | EFE

La Justicia argentina condenó este lunes a dos expolicías a cadena perpetua por ser coautores de cuatro homicidios durante la última dictadura en el país austral (1976-1983), mientras que otros cuatro acusados recibieron penas de 25, 10 y 7 años por violaciones y privación de libertad.

La sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 6 de Buenos Aires hace referencia a dos causas por delitos de lesa humanidad, cometidos por integrantes de la Superintendencia de Seguridad Federal, en dos de los centros clandestinos de detención en los que permancieron secuestradas miles de personas durante el régimen militar.

Las penas más altas fueron para Eduardo Norberto Comesaña y Raúl Antonio Guglielminetti, ambos sentenciados a prisión perpetua e inhabilitación absoluta por ser coautores de cuatro homicidios "agravados por alevosía y haberse cometido con concurso premeditado de dos o más personas".

En cuanto a Carlos Enrique Gallone, fue condenado a una pena de 25 años por la violación de siete mujeres, abuso deshonesto y la privación de la libertad de 57 personas agravada por "mediar violencia o amenazas" y la condición de perseguido político de las víctimas.

Las víctimas de los delitos estuvieron recluidas en los centros clandestinos de Coordinación Federal y Azopardo, ambos ubicados en la capital argentina.

Las defensas de los acusados habían pedido la extinción de las acciones penales por la prescripción de los delitos, pero los magistrados rechazaron la solicitud por tratarse de crímenes de lesa humanidad.

Gallone, antiguo jefe de la Policía Federal, ya fue condenado a cadena perpetua en 2008 por el fusilamiento de 30 detenidos durante la dictadura, cuyos cadáveres fueron dinamitados.

Esas fueron las víctimas de la denominada "Masacre de Fátima", perpetrada en 1976: veinte hombres y diez mujeres que permanecían detenidas ilegalmente en una dependencia de la fuerza de seguridad en Buenos Aires y fueron trasladadas a un descampado de la localidad de Fátima, a unos 60 kilómetros de la capital argentina.

En el juicio de hoy también se dictaron diferentes penas para Fausto Mingorance (10 años), Rafael Romero y Juan Manuel Grosso (7 años cada uno) por privación de la libertad agravada por violencia y amenazas.

En cuanto a los fundamentos de la sentencia, se darán a conocer el 19 de marzo de 2020.