Temas Especiales

12 de Jul de 2020

América

Uruguay le da la 'estocada' final a lo que quedaba de la Unasur

Desde ayer, en la Unasur solo quedan tres países: Venezuela, Guyana y Surinam, de los doce que inicialmente integraron ese bloque

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que surgió en 2008 como un nuevo modelo de integración impulsado por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez y los exmandatarios Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil y Néstor Kirchner de Argentina, recibió este martes una “estocada mortal”.

El gobierno de Luis Lacalle Pou decidió salir de Unasur.EFE

Con el anuncio de ayer de la salida de Uruguay, en la Unasur solo quedan tres países: Venezuela, Guyana y Surinam, de los 12 que inicialmente integraron ese bloque.

Paradójicamente uno de los pilares del bloque, Venezuela, es en gran parte el responsable de la caída del proyecto de integración de Suramérica.

La crisis se inició en 2017 cuando los 12 Estados miembros no lograron fijar una posición común sobre la crisis venezolana, lo que de inmediato dividió al bloque y llevó a los gobiernos opuestos al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a plantearse el retiro de la Unasur.

Así, en abril de 2018 los gobiernos de Argentina, Colombia, Chile, Brasil, Paraguay y Perú comunicaron a Bolivia, país que en ese momento ostentaba la presidencia del bloque, su decisión de no participar más en las reuniones de la Unasur y, además, suspendieron su financiación.

La fragmentación del grupo regional también se evidenció al no haberse logrado designar por consenso un secretario general, puesto que en ese momento estaba vacante desde principios de 2017, cuando terminó sus funciones el expresidente colombiano Ernesto Samper.

Unasur es “un organismo regional, basado en alineamientos político-ideológicos y que, en los hechos, ha dejado de funcionar”
LUIS LACALLE POU
PRESIDENTE DE URUGUAY

En agosto de 2018 Colombia se retiró definitivamente del bloque regional y en marzo de 2019 Ecuador siguió el mismo camino.

Precisamente en Ecuador se encontraba la sede de la Unasur, una gran edificación en el norte de Quito con una estatua de Néstor Kirchner a sus pies, y que el actual presidente del país, Lenín Moreno, “expropió” para convertirla en una universidad indígena.

En noviembre de 2019, el Gobierno interino de Bolivia, encabezado por la presidenta Jeanine Áñez, inició el proceso de retiro de la Unasur, al considerar que era un organismo que “no beneficiaba para nada” a los bolivianos.

El gobierno del nuevo presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, justificó su decisión por considerar que la Unasur es “un organismo regional, basado en alineamientos político-ideológicos y que, en los hechos, ha dejado de funcionar: ya no cuenta con sede y carece de secretaría general operativa”.