Temas Especiales

09 de Jul de 2020

América

El Congreso dominicano da poderes especiales al Ejecutivo por el coronavirus

El presidente dominicano, Danilo Medina cuenta con la autorización del Senado para que aplique restricciones a las libertades de tránsito, asociación y reunión

Coronavirus
Un hombre camina protegido con mascarilla en un importante paseo peatonal en la Zona Colonial, de Santo Domingo (República Dominicana).Orlando Barría | EFE

La Cámara de Diputados de República Dominicana aprobó este jueves el estado de emergencia en el país por un período de 25 días, tras una solicitud en ese sentido del Poder Ejecutivo para enfrentar el coronavirus, que ha causado 2 muertos y 34 contagiados en la nación.

El proyecto, que también ha recibido el visto bueno del Senado, faculta al presidente dominicano, Danilo Medina, para aplicar restricciones a las libertades de tránsito, asociación y reunión y para tomar las medidas que considere necesarias para contrarrestar la expansión del COVID-19.

En la sesión parlamentaria de este jueves, en la que muchos diputados usaban mascarillas y guantes, el portavoz del Partido Revolucionario Moderno (PRM, principal de la oposición), Alfredo Pacheco, propuso la habilitación de entre 1.000 y 2.000 camas para atender eventuales casos y crear un fondo de contingencia para hacer frente a la enfermedad.

"En este país hay que tomar medidas heroicas" ante el actual panorama, subrayó Pacheco.

En un discurso a la nación la noche del martes, Medina anunció el decreto del estado de emergencia y una serie de medidas que comenzaron a aplicarse este jueves, entre ellas el cierre de las fronteras y de los comercios no esenciales.

LAS CALLES VACÍAS

En esta primera jornada efectiva de las prohibiciones, las calles de Santo Domingo mostraban un aspecto más propio de un domingo o feriado que de un día laborable, con avenidas desiertas y medios de transporte escasamente concurridos.

La Avenida 27 de Febrero, donde habitualmente se registran grandes atascos a diferentes horas del día, hoy apenas está transitada y la Ciudad Colonial es más bien una ciudad fantasma.

Unos pocos restaurantes y bares se atrevieron a abrir al público, a pesar de la prohibición, exponiéndose a sanciones por saltarse las disposiciones anunciadas por el presidente.

El Metro de Santo Domingo es otro espejo del estado de emergencia, con una afluencia de público muy inferior a la acostumbrada.

Algunos de los que no tienen más remedio que desplazarse en este sistema llevaban mascarilla o guantes, aunque los vagones iban lo bastante vacíos como para mantener una distancia prudente con otros pasajeros.

LAS RESTRICCIONES

El martes Medina decretó el cierre de las fronteras por tierra, mar y aire, durante los próximos 15 días, orden que entró en vigor este jueves.

Asimismo, ordenó la suspensión por quince días de todas las actividades comerciales, con excepción de supermercados, colmados, gasolineras, farmacias, así como todos los eventos culturales, artísticos y deportivos.

En la Administración Pública, los empleados de más de 60 años o con condiciones especiales de salud permanecerán en sus hogares y, del mismo modo, Medina solicitó a las empresas privadas que faciliten el teletrabajo.

La docencia en todos los niveles educativos, del básico al universitario, fue suspendida hasta el 13 de abril, y se prohibieron los actos proselitistas multitudinarios de cara a las elecciones presidenciales y legislativas del próximo 17 de mayo, cuya campaña se inició el martes formalmente.

AYUDAS ECONÓMICAS

Para paliar la situación económica que se derivará de la crisis, el Banco Central dominicano anunció ayer una serie de medidas, entre ellas la reducción de las tasas de intereses y la inyección de recursos a los bancos.

El Gobierno dispuso que las empresas que se vean obligadas a cerrar sus puertas deben ofrecer a los trabajadores quince días de vacaciones pagadas.

Hasta el momento, República Dominicana registra dos muertos, 34 contagiados mientras que casi 300 personas están en observación.