Temas Especiales

07 de Feb de 2023

América

EEUU presentó una noche con menos disturbios por protestas contra la muerte de Floyd

En Nueva York, la policía efectuó numerosos arrestos en varias zonas una hora después del comienzo del toque de queda 

Protestas por muerte de George Floyd
Como en noches anteriores, miles de manifestantes salieron a las calles de las principales ciudades para protestar contra la muerte FloydsEFE

Estados Unidos vivió una noche de protestas, la mayoría pacíficas, con algún que otro disturbio en lugares como Nueva York, mientras que se intensificaron las críticas al presidente Donald Trump por su gestión de esta situación, la última -muy dura- por parte del exjefe del Pentágono James Mattis.

Como en noches anteriores, miles de manifestantes salieron a las calles de las principales ciudades para protestar contra la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco el pasado día 25 de mayo en Mineápolis, en una escena que fue grabada por los móviles de los transeúntes que captaron los casi nueve minutos de agonía de la víctima mientras el agente presionaba su rodilla contra su cuello.

En Nueva York, la Policía efectuó numerosos arrestos en varias zonas una hora después del comienzo del toque de queda y tras celebrarse una sentada a las puertas de la residencia oficial del alcalde, Bill de Blasio.

Porrazos y balas de goma  en Nueva York

En la tercera noche en la que varios miles de neoyorquinos protestaron contra el racismo, la Policía decidió actuar con más contundencia tras dar una hora de margen a los ciudadanos desde la entrada en vigor del toque de queda, que se inició a las 20:00 horas.

El jefe del departamento de Policía, Terence A. Monahan, admitió que el enfoque hoy era más agresivo para lograr dispersar rápidamente a los grupos de manifestantes. "Basta con la tolerancia", dijo, después de que las dos últimas noches Nueva York viviera bajo el caos y los saqueos.

Las escenas más complicadas se registraron en Brooklyn, en los alrededores de la plaza Cadman, Fulton y Borough Hall, donde la Policía usó porrazos, balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes y detener a numerosas personas en aplicación del toque de queda

Mientras en Nueva Orleans, los efectivos policiales lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes para dispersarlos por cruzar Crescent City Connection, un puente sobre el río Misisipi, que la policía no quería que atravesaran.

En la capital, Washington, todavía quedaban cientos de manifestantes en las proximidades de la Casa Blanca tras el inicio del toque de queda a las 23:00 hora local (03.00 GMT), sin que por el momento se hayan registrado altercados.