Temas Especiales

08 de May de 2021

América

México llega al 25N con una "crisis humana" y de género, alerta ONU Mujeres

De acuerdo con los datos oficiales más recientes, de enero a septiembre se registraron 704 feminicidios y la tasa de este tipo de crímenes es de 1,08 por cada 100,000 mujeres

Representante de ONU Mujeres en México
Representante de ONU Mujeres en MéxicoEFE

México llega al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer este 25 de noviembre mientras la pandemia del coronavirus sigue causando estragos y se vive una "crisis humanitaria" que acentuó los problemas sociales y puede afectar décadas de avances y de acciones para alcanzar la igualdad de género, alertó este martes ONU Mujeres.

"Este año el 25N se da en un contexto muy particular, producto del impacto de la pandemia. Es mucho más que una crisis sanitaria, es una crisis humana que puede revertir décadas de progreso en derechos de las mujeres e igualdad de genero", expresó a Efe la representante de ONU Mujeres en México, Belén Sanz.

Un total de 2.874 mujeres han sido asesinadas -es la suma de presuntas víctimas de homicidios dolosos y de feminicidio- entre enero y septiembre de 2020, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Esta cifra representa un aumento del 0,3 % con respecto al mismo periodo en 2019, cuando se registraron 2,865 víctimas.

Con más de diez mujeres asesinadas al día en México, Sanz consideró que hay que actuar "de un modo muy contundente" para que la recuperación postcovid se dé en un escenario en el que las mujeres participen y se garantice el no retroceso.

La experta señaló que son muchos los ámbitos en los que se acentuaron las desigualdades y que todos merecen la misma atención.

En primer lugar citó las desigualdades económicas, que siempre tienden a incidir en las personas en situación de vulnerabilidad. Esto afecta sobre todo a las mujeres ya que más del 60 % de ellas trabajan en la informalidad en México, y la garantía de continuidad laboral se ha visto mermada.

Asimismo, indicó que la cuarentena trajo dificultad a la hora de acceder a servicios sanitarios de seguridad sexual y reproductiva, aunque reconoció los esfuerzos de las autoridades en este sentido.

Por último, insistió en que la violencia aumentó en México por las medidas de confinamiento, que implican que muchas mujeres y niños tengan que convivir con sus agresores.

LÍNEAS DE ACCIÓN SÓLIDAS

En consecuencia, dijo, para esta conmemoración ONU Mujeres promueve la campaña "Únete" y hace un llamado a la acción a toda la sociedad y establece cuatro ejes a atender para poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas.

En primer lugar, insisten en dar prioridad a la financiación para que se garantice un "paquete mínimo de servicios esenciales que tenga en el centro la lucha contra la violencia de género" y apoye a las organizaciones de la sociedad civil, ya que son ellas quienes están "en la primera línea del acompañamiento".

En segundo lugar, solicitan que la prevención tome protagonismo, para lo que es necesario que las autoridades declaren una política nacional de "cero tolerancia".

También consideran importante la respuesta, esto es, adoptar medidas para que los servicios a las sobrevivientes se mantengan como esenciales y se garantice para ellas una respuesta judicial adecuada.

Por último, ONU Mujeres destacó la importancia de recuperar datos e información y sobre todo establecer formas innovadoras de recogerlos para así dar con una respuesta adecuada.

Aun así, Sanz, también actual coordinadora residente interina del Sistema de Naciones Unidas en México, reconoció los esfuerzos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y otras organizaciones gubernamentales en cuanto a la recolección de datos.

De acuerdo con los datos oficiales más recientes, de enero a septiembre se registraron 704 feminicidios y la tasa de este tipo de crímenes es de 1,08 por cada 100.000 mujeres.

Además, 163,868 mujeres sufrieron violencia familiar en los primeros nueve meses de 2020.

A pesar de lo anterior, la experta consideró que se puede llegar al 25N con cierta esperanza, pues recordó que a aunque la actual crisis es "muy profunda", toda crisis representa como siempre una "oportunidad".

"La movilización social y la visibilización del problema son algo que ya no podemos esconder. Ya no hay vuelta atrás, son muchos años de movilización feminista en todos los ámbitos y este es un año en el que podemos decir que no va a haber pasos atrás", terminó Sanz.