29 de Nov de 2021

América

Costa Rica contempla la posibilidad de que las elecciones de Nicaragua puedan generar una migración más intensa

El ministro de Exteriores aboga por una región centroamericana con una “única identidad”: la institucionalidad democrática

Costa Rica contempla la posibilidad de que las elecciones de Nicaragua puedan generar una migración más intensa
El canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano, en una entrevista a Europa Press, en la sede de la agencia, el 5 de noviembre de 2021, en Madrid.Europa Press

El ministro de Exteriores de Costa Rica, Rodolfo Solano, “considera” la posibilidad de que los resultados de las elecciones que Nicaragua desencadenen flujos migratorios más intensos hacia el país centroamericano, que ya acoge a un buen número de migrantes nicaragüenses.

“Es un escenario que nosotros estamos considerando”, ha señalado Solano en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que “articule inteligentemente” una respuesta que permita que la democracia “vuelva a ser de pleno disfrute” del pueblo nicaragüense.

Nicaragua celebró elecciones presidenciales el domingo 7 de noviembre, unos comicios en los que Daniel Ortega fue reelecto.

Previo a la elección, las principales formaciones opositoras nicaragüenses fueron ilegalizadas y más de una treintena de políticos resultaron encarcelados, entre ellos siete aspirantes a la Presidencia.

El deterioro de la situación en Nicaragua tras las protestas de 2018 estimuló la llegada de migrantes nicaragüenses a Costa Rica, que ya recibía históricamente flujos importantes de población procedente de su país vecino.

Solano ha indicado que, tras la crisis de 2018, “aproximadamente 100,000 nicaragüenses” han pedido refugio en Costa Rica. “En los últimos meses hemos visto un incremento en las solicitudes de refugio, pasando de 1,000 o 1,500 mensuales a 9,000 o 9,500”, ha agregado.

Por ello, ha hecho hincapié en que Costa Rica lleva “meses” señalando su “profunda y seria” preocupación por el proceso electoral en Nicaragua, que, según denuncia, “no cumple con las condiciones mínimas de participación, transparencia, inclusividad y mucho menos con una observación internacional importante”.

En este sentido, ha abogado por una región centroamericana que sea “un todo” con “una única identidad”, formada por tres pilares: la institucionalidad democrática, el respeto a los derechos humanos y la libertad de prensa”. “Son la única autopista para generar desarrollo, condiciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos centroamericanos”.

“Yo creo que la comunidad internacional se ha dado cuenta de que aquí no estamos hablando de un proceso electoral en un territorio geográfico determinado, estamos hablando de defender universalmente estos principios”, ha agregado Solano, antes de subrayar que Costa Rica está en “sintonía” con España y la Unión Europea sobre la “necesidad” de que el pueblo nicaragüense tenga “derecho” a un retorno de la institucionalidad democrática “lo más pronto posible”.

No obstante, el titular de la cartera de Exteriores costarricense se muestra orgulloso del “instinto de refugio” que está “en el ADN” del país centroamericano, y no solo con Nicaragua. “Hemos sido un país que por tradición y por promoción de los derechos humanos siempre damos refugio a aquellos que lo necesitan, que por razones políticas o económicas se vean obligados a venir a nuestro país”, ha sostenido, al tiempo que ha defendido el modelo migratorio costarricense, que aboga por la “integración” del migrante.

Así, Solano ha defendido que la migración no tiene por qué ser “negativa” de entrada, sino que este fenómeno “puede convertirse en un disparador de desarrollo regional”. “En países donde el bono demográfico puede estar en peligro, es importante ver las migraciones como una posibilidad inteligente de incorporación”, ha añadido.