Temas Especiales

17 de May de 2022

América

El presidente de Ecuador apoya la actuación policial contra la marcha feminista del 8M

"Me parece que hay un exceso de sensibilidad cuando la Policía tiene que advertir riesgos y actuar frente a estos", afirmó Lasso

Foto de archivo del presidente de Ecuador, Guillermo Lasso. EFE/ Ricardo Maldonado Rozo
Foto de archivo del presidente de Ecuador, Guillermo Lasso.Ricardo Maldonado Rozo | EFE

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, defendió este martes la actuación policial durante la última manifestación feminista sucedida en Quito por el Día Internacional de la Mujer, donde se produjeron hechos que la organización Human Rights Watch (HRW) reclama investigar.

"Me parece que hay un exceso de sensibilidad cuando la Policía tiene que advertir riesgos y actuar frente a estos", afirmó Lasso durante el programa "Encontrémonos por la ciudadanía", en el que cada semana invita a dos periodistas de diferentes medios, y donde este martes participó Efe.

"Como presidente del Ecuador, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y responsable de la Policía Nacional, yo siempre voy a estar del lado de los policías", sostuvo.

El mandatario explicó que su administración, desde el Ministerio de Gobierno (Interior), "tomó precauciones" al enviar un contingente policial para controlar esta manifestación compuesto únicamente por mujeres, aunque en imágenes en redes sociales se puede apreciar también a policías hombres durante los enfrentamientos.

Lasso hizo referencia a un incidente protagonizado por "una mujer policía que enfrentó a otra mujer cuyas pasiones se desbordaron, y obviamente la fuerza pública tiene que actuar".

"Por lo tanto, respeto la opinión de quienes no coincidan conmigo, pero yo como presidente de Ecuador siempre estaré del lado del orden y de la ley, y en este caso de la Policía Nacional, y mi respaldo a esta mujer policía que actuó con criterio", concluyó.

Los altercados se produjeron en el casco antiguo de Quito, cuando la movilización trató de llegar a la Plaza Grande, donde se encuentra el Palacio de Carondelet, sede de la Presidencia de Ecuador y residencia de Lasso, lo que fue impedido por los agentes policiales.

En un informe publicado la pasada semana, la organización internacional Human Rights Watch criticó el "uso excesivo" de la fuerza policial contra esta marcha y exhortó al Estado ecuatoriano a elaborar una ley que regule el uso legal, adecuado y proporcionado de la fuerza con base en estándares internacionales de derechos humanos.

HRW recogió las denuncias y registros en redes sociales por el exceso policial el 8 de marzo, como los golpes de tolete (bastón o porra) que recibió una periodista y el "exagerado" uso de gases lacrimógenos y pimienta.

Viviana Erazo, periodista del medio digital Wambra, denunció a HRW que, mientras realizaba la cobertura de la movilización en Quito, un policía la acorraló y la golpeó con un tolete y que luego le echaron gas pimienta cuando intentaba escapar, un episodio que pudo grabar y publicar en Twitter.

La organización internacional aseguró que "no fue posible" discernir con claridad el momento ni la razón por la que la Policía restringió las marchas y recordó que el uso excesivo e indiscriminado de la fuerza no es nuevo, pues también se vio en las protestas de octubre de 2019 contra unos impopulares ajustes económicos.