06 de Oct de 2022

América

Diputada de oposición dice que "abusos de poder" se extienden en El Salvador

La Asamblea Legislativa aprobó el 27 de marzo la suspensión de garantías constitucionales a petición del Ejecutivo

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele
El presidente de El Salvador, Nayib BukeleEFE

La diputada Claudia Ortiz, del partido opositor salvadoreño Vamos, dijo este martes que los "abusos de poder" durante un régimen de excepción, aprobado desde finales de marzo en el país centroamericano para combatir a las pandillas, se han extendido a "cada vez más población".

La Asamblea Legislativa aprobó el 27 de marzo la suspensión de garantías constitucionales a petición del Ejecutivo del presidente Nayib Bukele y en respuesta a una escalada de homicidios que se cobró la vida de más de 80 personas.

Se prevé que este martes los partidos oficialistas aprueben la quinta extensión del régimen, con lo que el país cumpliría al menos seis meses bajo esta medida.

Ortiz recordó que en la votación de la cuarta extensión de dicha medida los partidos de oposición votaron en contra "previendo que iban a haber abusos importantes de poder y estos abusos se han extendido a cada vez más población".

Criticó que los funcionarios del Ejecutivo afirman que todos los detenidos son pandilleros, a pesar de las miles de denuncias de detenciones arbitrarias, y que "todos los pastores y líderes de comunidades eclesiales tienen vínculos con estructuras del crimen organizado".

La parlamentaria advirtió que "cuando alguien esté diciendo una crítica, sea incómodo o use su derecho a la libertad de expresión para decir lo que no le parece", posiblemente sea vinculado con dichas estructuras.

"De hoy en adelante va a ser muy peligroso que cualquiera opine contra este Gobierno, van a decir que es pandillero o que tiene vínculos con las pandillas, cuando no es así", sostuvo.

Son más de 49.600 las personas detenidas por las autoridades y más de 3.000 denuncias por violaciones a derechos humanos, entre ellas por detenciones arbitrarias, muertes bajo custodia estatal y tortura.

De acuerdo con reportes de la prensa local, son 69 personas las que han fallecido estando detenidas, de las que el Gobierno de Bukele no ha oficializado una cifra, pero afirmó a la ONU que se están investigando los casos.