28 de Nov de 2022

América

Alberto Fernández revela que él era el siguiente objetivo de los magnicidas frustrados

El mandatario ha recordado el intento de magnicidio de Cristina Fernández de Kirchner como "un momento de conmoción para todos"

Alberto Fernández
El presidente de Argentina, Alberto Fernández.EFE

El presidente argentino, Alberto Fernández, ha revelado este lunes que la pareja que intentó sin éxito asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández lo tenía a él como siguiente objetivo.

"Se conocieron las conversaciones de los inculpados y hablaban del fallido atentado contra Cristina y hablaban que el próximo soy yo", ha explicado el presidente en una entrevista con la televisión española Telecinco. "Es una banda de sinvergüenzas capaces de hacer semejante atrocidad", ha apuntado.

El mandatario ha recordado el intento de magnicidio de Cristina Fernández de Kirchner como "un momento de conmoción para todos". Lo sucedido "no debe hacer pensar que eso es la Argentina". Sin embargo, Cristina "está entera" y ha destacado que en Argentina después de la última dictadura "no ha habido crímenes de naturaleza política".

"La imagen es muy dura, porque es la imagen de alguien gatillando dos veces, gracias a Dios sin suerte, a veinte centímetros de la cabeza de Cristina", ha apuntado. "No nos debe hacer pensar que eso es la Argentina. Es una banda de sinvergüenzas que son capaces de hacer semejante atrocidad", ha añadido.

Fernández ha reconocido que "en circunstancias como esas" en las que una "multitud" se manifestaba en la calle, "todos los sistemas de seguridad fallan". "Cuando alguien está dispuesto a poner en riesgo su vida y su libertad, para lograr su objetivo, es muy difícil predecirlo", ha explicado.

"Algo no estamos haciendo bien para que en la cabeza de una persona penetre una idea tan horrible, como es la de matar al otro por lo que piensa o representa", ha añadido en referencia al sospechoso detenido, Fernando André Sabag Montiel.

En cuanto a la situación procesal del sospechoso, ha rechazado que el atacante sea inimputable. "No tiene ninguna alteración en sus facultades mentales. Tiene plena comprensión de la criminalidad de sus actos. No es un loco. ¿Puede ser una persona enojada con la democracia? no puede reaccionar de este modo", ha remachado.