Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Mundo

Medio Oriente, otra vez tenso

PANAMA. La tensión vuelve al Medio Oriente, particularmente en el conflicto entre Irán e Israel, cuyos gobiernos se han hecho claras am...

PANAMA. La tensión vuelve al Medio Oriente, particularmente en el conflicto entre Irán e Israel, cuyos gobiernos se han hecho claras amenazas de ataque.

El ex jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) Moshe Ya'alon sostuvo ayer que deben considerarse todas las opciones necesarias para poner fin al programa nuclear de Teherán, y entre ellas el posible asesinato del presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

Esta declaración es considerada “dura”, sobre todo después que se descubriera un documento en el que militares israelitas aceptan que se están preparando para atacar a Irán."Tenemos que enfrentar la revolución iraní de inmediato", dijo Ya'alon.

Ya'alon, quien es candidato a ocupar el Ministerio de Defensa de Israel si el partido derechista Likud ganas las elecciones de febrero, afirmó que "no hay manera de estabilizar a Medio Oriente sin derrotar al régimen iraní". "El programa nuclear iraní debe ser detenido", subrayó el ex jefe militar.

Tras la victoria de Barack Obama como presidente de Estados Unidos, la situación pintaba buena para Irán, cuyo presidente, Mahmoud Ahmadinejad, considera que el nuevo gobierno norteamericano trae una esperanza.

Sin embargo, Obama ha criticado el programa nuclear irani, tras conversar con su primer ministro, Ehud Olmert.

La tensión en el Medio Oriente ha aumentado. En Irak se producen constantemente ataques suicidas, mientras Siria fue objeto de un bombardeo norteamericano en busca de miembros de Al-Qaeda.

Paralelamente, con los declaraciones de Ya'alon, el ministro de Asuntos Exteriores británico, David Miliband, manifestó ayer que Irán es la principal amenaza a la estabilidad de Oriente Medio y que su país trabaja en el terreno diplomático contra la proliferación nuclear en la zona.

"El programa nuclear iraní es muy peligroso”, subrayó el diplomático británico.